Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Intel rediseña el centro de datos con su nueva familia escalable de procesadores Intel Xeon

  • Al día

Intel Xeon

Esta nueva gama representa un paso adelante en cuanto a diseño del procesador y a ventajas de la plataforma se refiere, ya que, según la compañía, ofrece un rendimiento optimizado para cargas de trabajo en informática, redes y almacenamiento.

El fabricante Intel ha anunciado que el próximo verano dará a conocer su próxima generación de procesadores Intel Xeon (con nombre en código “Skylake”), la cual representará el mayor avance en plataformas para centros de datos de esta década. De hecho, para reflejar la magnitud de la innovación, la compañía ha decidido renombrar estos procesadores como Familia Escalable de Procesadores Intel Xeon (Intel Xeon Processor Scalable).

Quizá te interese...

Barómetro del emprendimiento de éxito en España

Aumenta la colaboración en DevOps y mejora el rendimiento

Informe sobre la responsabilidad ante el fraude electrónico

La transformación de Big Data: por qué el cambio es bueno para tu negocio

Esta nueva gama representa un paso adelante en cuanto a diseño del procesador y a ventajas de la plataforma se refiere, ya que ofrece un rendimiento optimizado para cargas de trabajo en informática, redes y almacenamiento. Además, según Lisa Spelman, vicepresidenta y directora general de Productos Intel Xeon y de Marketing de Centros de Datos en Intel, “proporciona una base para la próxima generación de infraestructuras cloud, ya que puede utilizarse en aplicaciones tan diversas como la analítica de datos, la inteligencia artificial, la conducción autónoma, la informática de alto rendimiento y la transformación de las redes”.

Tanto es así que esta nueva familia ha sido rediseñada desde cero y será la sucesora de las series de procesadores Intel Xeon E5 y E7. Asimismo, incorporará prestaciones únicas para informática, redes y almacenamiento, así como unas mejoras de rendimiento de hasta 3,9 veces más escalabilidad para cargas de trabajo virtualizadas, en comparación con los sistemas de cuatro años de antigüedad que se usan en estos momentos, para permitir a los clientes realizar unas cargas de trabajo cada vez más diversas en cada sistema.

Por otra parte, incluirá aceleradores de rendimiento integrados, como el Intel Advanced Vector Extensions 512 (Intel AVX-512) y la tecnología Intel QuickAssist (Intel QAT), además del Intel Volume Management Device (Intel VMD), una nueva prestación de la plataforma diseñada para ofrecer una gestión sencilla de las unidades de estado sólido (SSD) basadas en PCIe (NVMe), como las SSD Intel Optane DC P4800X e Intel DC P4600. Aparte de esto, ofrecerá cuatro niveles de rendimiento y de prestaciones, con varias posibilidades de configuración para ajustarse a las necesidades de los clientes en integración y aceleradores, además de ofrecer un nuevo modelo de varios niveles basado en metales (bronce, plata, oro y platino), para elegir las opciones de forma sencilla y eficiente.

En definitiva, tal y como puntualiza Spelman, “la familia escalable de procesadores Intel Xeon serán una pieza clave para permitir a las organizaciones modernizar sus centros de datos, ofreciendo mucha más flexibilidad y una mayor capacidad de elección a la hora de adoptar e instalar tecnologías, además de reducir la complejidad y los costes generales de pruebas y validaciones”.