Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

El uso de software ilegal = delito penal

  • Content Marketing

Ciberamenazas_piratería

Hace aproximadamente año y medio entró en vigor la Reforma del Código Penal en la que se endurecían las penas ante los delitos contra la propiedad intelectual. Dentro de estos se incluyen el uso o la distribución de software ilegal. Con estas medidas el Gobierno pretendía reducir el índice de piratería que, en nuestro país, se sitúa en el 44%.

Aunque el software sin licencia instalado en PC muestra un cambio de tendencia y comienza a descender, todavía sigue siendo un problema. Así lo indica un nuevo informe de BSA The Software Alliance, según el cual, el índice de software sin licencia en equipos informáticos de todo el mundo se redujo entre 2013 y 2015 en cuatro puntos, hasta el 39%.

En España también se ha notado un descenso de un solo punto, lo que sitúa el índice de software ilegal en el 44%, 15 puntos por encima de la media de la Unión Europea. Esto supone, un coste comercial medio de más de 819 millones de euros para los fabricantes y desarrolladores de software.

Quizá te interese...

Whitepaper.Informe anual del sector TIC y de los contenidos en España.  

Whitepaper. Resultados del Hipersector TIC en 2015 y previsión para 2016

Whitepaper. Ranking global del Cloud Computing de la BSA. 

Web.Cloud y seguridad, un binomio que beneficia al canal  

Web. Riesgos a los que se enfrentan las empresas que disponen de software ilegal

“Los nuevos datos sobre el uso de software en nuestro país confirman un cambio de tendencia que veníamos detectando, especialmente en el segmento empresarial, tras la entrada en vigor el año pasado del nuevo Código Penal y de las acciones informativas llevadas a cabo en los últimos años”, afirma Andrés Pi, portavoz del comité español de BSA. “En cualquier caso, aún estamos lejos del nivel en el que deberíamos estar como país desarrollado”.

Problema para la economía de España

El elevado índice de piratería lastra “el gran potencial” que tiene la industria de software en España. No en vano, en 2015 el hipersector TIC creció un 4,8%, con una facturación de 90.010 millones de euros. El sector generó unos ingresos cercanos a los 3.000 millones de euros y fue una de las áreas del hipersector TIC que creció, un 3,4%, según datos de AMETIC.

“Los nuevos datos sobre el uso de software en nuestro país confirman un cambio de tendencia que veníamos detectando, especialmente en el segmento empresarial, tras la entrada en vigor el año pasado del nuevo Código Penal y de las acciones informativas llevadas a cabo en los últimos años”, afirma Andrés Pi, portavoz del comité español de BSA. “En cualquier caso, aún estamos lejos del nivel en el que deberíamos estar como país desarrollado”.

Riesgos del uso de software ilegal

El ahorro de costes suele ser la razón más común utilizada por las empresas que prefieren utilizar programas piratas antes que legales. No obstante, no son conscientes de los riesgos a los que se enfrentan; en el peor de los escenarios, al cierre de su negocio.

La parte positiva es, según explica Fernando Valderrama, que “los usuarios y los directores de TI de las empresas españolas están preocupados por los riesgos que conlleva el uso de software no autorizado”. La parte negativa es que la mayoría no está tomando las medidas oportunas. Sólo el 34% de las empresas en España tiene políticas formales establecidas con los requerimientos pertinentes para el uso de software con la licencia correcta, con lo que esto implica. “Los posibles riesgos del uso de software sin licencia son la pérdida de datos, fallos críticos del sistema informático o una mayor exposición a los ataques de virus informáticos y malware, así como el daño a la reputación de la empresa. Por estos motivos, la correcta gestión de activos de software es crucial para una organización", destaca Carlos López, socio de Écija.

Gran problema para el canal

El crecimiento del uso de software ilegal en nuestro país representa un importante riesgo no sólo para las empresas sino también para el canal de distribución que tiene que luchar en un mercado donde la competencia desleal está a la orden del día.

A pesar de las diversas campañas que se han puesto en marcha para luchar contra “los distribuidores pirata” (sólo hay que recordar la campaña Software 100% Legal del Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero o la iniciativa Mystery Shopper puesta en marcha por Microsoft que provocó que el fabricante descubriera que gran parte de su canal distribuía copias ilegales sin que en muchas ocasiones lo supieran los clientes) éstas no han dado resultado.

"En España, BSA llevó a cabo un número récord de incautaciones en 2013, con un aumento del 32% en comparación a 2012. Como resultado de estas acciones, las empresas que utilizaba software sin licencia han tenido que pagar más de 715.000 euros. En total, BSA realizó 212 acciones” explica Carlos Pérez.

Reforma del Código Penal

Hasta que los usuarios, empresas y distribuidores no se den cuenta del valor y los beneficios de utilizar software legal, el anterior Gobierno tuvo que incorporar nuevas medidas para, por lo menos, reducir el porcentaje y las acciones legales.

Desde el 1 de julio de 2015, “cualquier beneficio directo o indirecto derivado de una infracción de derechos de autor es considerado delito, por lo que el mero impago de las licencias de software permite perseguir, por vía penal, a la empresa”. Además, las empresas que no hayan adoptado medidas para evitar que sus equipos tengan software ilegal “son penalmente responsables de su uso pudiendo aplicarse las penas previstas, además de las correspondientes indemnizaciones: multas de hasta 288.000 euros, suspensión de actividades, clausura de locales, inhabilitación para obtener contratos, subvenciones y ayudas de las administraciones públicas e intervención judicial o disolución de la persona jurídica en último extremo”.

La tercera gran medida afecta a los administradores de las empresas que tengan software ilegal en sus sistemas informáticos, “y que no hayan adoptado las medidas de prevención y control necesarias para evitarlo”, ya que ahora son también penal y civilmente responsables, llegando a enfrentarse a penas de hasta cuatro años de prisión.

Apostar por el uso de software legal no sólo conlleva beneficios de negocio, sino que puede evitar más de un quebradero de cabeza a las empresas. 

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos