Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Los negocios online suspenden en el uso de las redes sociales

  • Desarrollo de canal

redes sociales

Aunque hay una tendencia al alza en el presupuesto que las empresas de ecommerce destinan a redes sociales, especialmente a Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn y YouTube, cometen muchos errores que les impiden aprovechar todo su potencial, empezando por la falta de confianza en las propias redes sociales.

Más de 19 millones de españoles utilizan a diario las redes sociales, según el VIII Estudio Redes Sociales realizado por IAB Spain. Sin embargo, el Informe de Bankia Índices 2016 segura que las empresas españolas reciben tan sólo una puntuación del 3,9 en el uso de sus perfiles, ya que no aprovechan las ventajas que ofrecen, lo que es aún más grave si pensamos en los negocios online.

Quizá te interese...

Barómetro del emprendimiento de éxito en España

Aumenta la colaboración en DevOps y mejora el rendimiento

Informe sobre la responsabilidad ante el fraude electrónico

La transformación de Big Data: por qué el cambio es bueno para tu negocio

Con todo, hay una tendencia al alza en el presupuesto de los negocios de ecommerce para redes sociales, en su mayoría apuestan principalmente por Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn y YouTube, pero esto no está acabando con las malas praxis en este terreno. Según Agenciasdecomunicacion.org, son 7 los errores más comunes de las tiendas online españolas en el ámbito del social media:

Falta de estrategia

Muchas marcas acaban abriendo perfiles corporativos sólo porque su competencia también lo ha hecho, pero no porque crean que tengan que estar y confíen en el poder de la herramienta. La mayoría se lanzan de cabeza sin definir unos objetivos ni trazar una estrategia, eligiendo Facebook y Twitter porque son las redes más populares. Sin embargo, no para todos los negocios es beneficioso estar en las más utilizadas. En el caso de las empresas B2B, por ejemplo, es preferible que apuesten por LinkedIn. Una empresa lo primero que tiene que analizar es si su cliente objetivo es usuario de la red que ha elegido, porque si no la usa estará gastando tiempo y recursos en una plataforma que no llega a su target.

Potencial infravalorado

Las compañías no valoran suficientemente el potencial de las plataformas sociales, una actitud que no sólo les hace perder competitividad y les resta capacidad de crecimiento, sino que lleva a las tiendas online a dejar sus perfiles profesionales en manos inexpertas debido a su fácil manejo.

Personal no cualificado

Existe mucho personal no cualificado y sin experiencia a cargo de la reputación online de los negocios online, debido a que no se entiende su valor como creador de imagen de marca, ni como nuevo canal de comunicación con los usuarios, un fallo que tiende a darse independientemente del tamaño de la empresa o del sector al que pertenezca.

Falta de confianza

El miedo al cambio está mermando la capacidad de crecimiento de las empresas y poniendo freno a su expansión online. En la mayoría de ocasiones, el freno viene desde la misma cúpula directiva porque no entienden el papel de los social media ni el que tienen que ejercer ellos en este entorno. A la hora de poner en marcha una estrategia digital es imprescindible que se entienda de forma transversal y que afecta a todas las áreas de negocio. En este sentido es necesario fomentar la interacción entre todos los departamentos de una empresa para poder dar respuesta a los usuarios la velocidad que caracteriza a las redes sociales.

Fórmulas obsoletas

Los negocios online deben de olvidarse de los éxitos pasados y no empeñarse en repetir fórmulas antiguas, porque el mercado ha cambiado, tiene otras necesidades y los consumidores demandan otro tipo de acciones. Las empresas tienen que aprender a escuchar a sus clientes.

Contenido inadecuado

Cada red social tiene sus propias características y usa un lenguaje y unas reglas diferentes. Las empresas replican el mismo contenido en todas y eso no funciona. Hay que pensar el mensaje que se quiere trasladar y adaptarlo al formato de cada social media.

Sumar seguidores sin importar quien

En las redes sociales se tiende a medir su efectividad con cifras como el número de seguidores o de ‘me gustas’, pero es un gran error. Hay que trabajar en una estrategia en la que cada seguidor que sumamos pueda ser cliente. Es mejor 10 seguidores que sean 10 clientes que 100 y que no compre ninguno.