Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

En 2015, más de 1.000 millones de dispositivos se conectarán a IoT

  • En cifras

Conectar

La venta de dispositivos inalámbricos conectados a Internet superará los 1.000 millones de unidades, según las estimaciones de Deloitte.

En 2015, Internet de las Cosas (Internet of Things o IoT, por sus siglas en inglés) seguirá en auge, vendiéndose aproximadamente 1.000 millones de dispositivos inalámbricos conectados a Internet, un 60% más que en 2014. Esta cifra supone alcanzar una base instalada de 2.800 millones de dispositivos.

El futuro de esta tecnología, según Deloitte, es prometedor, ya que a lo largo de los próximos cuatro años, se prevé que los ingresos de esta tecnología crezcan un 500% y el área de analítica, a su alrededor, podría llegar a crecer más de un 3.000%.

Según los datos del informe Predicciones 2015, que elabora cada año Deloitte, y que analiza las principales tendencias para los próximos meses para los sectores de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones, los servicios asociados que podrán prestar estos dispositivos alcanzarán un valor de aproximadamente 70.000 millones de dólares. Entre estos servicios se incluyen todos los planes de datos que serían necesarios para conectar los dispositivos a una red, los servicios profesionales (consultoría, implementación o análisis de datos) y otros como, por ejemplo, los descuentos en las pólizas de seguros por instalar un dispositivo telemático en un vehículo o un dispositivo wearable (tecnología para llevar puesta) con fines sanitarios.

Aunque esta tecnología puede ayudar a los consumidores a controlar sus termostatos, luces y electrodomésticos (desde el lavavajillas hasta una cafetera), Deloitte predice que el 60% de todos los dispositivos inalámbricos IoT serán comprados, pagados y utilizados por empresas e industrias. En este sentido, más del 90% de los ingresos por servicios generados procederá de empresas, no de particulares.

Dar un impulso al IoT significa centrarse en el ciclo de vida del cliente y/o del producto. Las empresas de comercio minorista pueden beneficiarse del uso de datos en tiempo real para incrementar sus ventas, pero puede conllevar un cambio drástico en el modelo de negocio.

No obstante, la conectividad también introduce nuevos riesgos, y las empresas deben desarrollar garantías tanto en materia de prevención como en materia de respuesta si quieren reducir costes y aumentar la eficiencia operativa. Al entrar en juego la privacidad de los clientes, para las empresas será muy importante maximizar la transparencia si quieren fomentar la confianza del usuario.

 

Baterías de Smartphone: sin grandes avances

El último Tendencias 2015, predice que la tecnología de la batería recargable de iones de litio que utilizan todos los smartphones no experimentará grandes avances en 2015. Se espera que este año la batería de Li-Ion tenga, como máximo, un 5% más de carga en comparación con un modelo de 2014. En cualquier caso, la mayor duración de la batería seguirá siendo un factor clave a la hora de elegir nuevo smartphone.

Pese a que no se esperen grandes progresos en las baterías, los usuarios de nuevos smartphones podrán conseguir un aumento del 15% en su duración, gracias a tres factores: una mayor eficiencia de los componentes que absorben la energía de la batería, mejor software del smartphone y una mayor capacidad de carga debida al aumento de la superficie de pantalla.

La falta de avances en este ámbito también presenta oportunidades en algunos sectores como los proveedores de smartphones que diferencien sus dispositivos en términos de diseño del procesador, capacidad de la batería y rapidez en su carga; los proveedores de componentes que ofrezcan una amplia gama de fuentes de energía externas y los lugares y medios de transporte públicos, ya que, podrían diferenciar sus instalaciones ofreciendo unidades de carga (aeropuertos, aviones, trenes y coches).

 

Impresoras 3D

Las ventas globales de impresoras 3D superarán las 220.000 unidades en 2015, alcanzándose un valor de 160.000 millones de dólares, lo que representa un crecimiento del 100% en el las ventas y del 80% en su valor en dólares con respecto al 2014.

En 2017, un 70% de las unidades vendidas irán a parar a los hogares, y es probable que este año los dispositivos para consumidores ya sean mayoritarios, aunque se tratará, en casi todos los casos, de unidades pequeñas con capacidades relativamente limitadas para “imprimir” piezas funcionales. Las grandes protagonistas de este mercado serán las empresas que acapararán casi el 90% del valor de todas las impresoras 3D, más del 95% de todos los objetos impresos por volumen y el 99% por valor económico.

 

Drones: perfil elevado y de nicho

En 2015, la base activa de drones no militares podría superar el millón de unidades por primera vez en la historia. Deloitte estima que las ventas de este tipo de tecnología ascenderán a las 300.000 unidades durante el año, lo que supondrá unos ingresos totales de esta industria de entre 200 y 400 millones de dólares.

Según Deloitte, a pesar de que los drones tienen una amplia gama de aplicaciones, en particular para las empresas y gobiernos, se prevé que 2015 tampoco será un año decisivo para esta tecnología. Los tres factores clave que limitarán la demanda a corto y medio plazo son los accidentes, la incertidumbre normativa y una demanda moderada por parte de las empresas.

Por otro lado, el estudio refleja que la mensajería con drones probablemente no será nunca viable, salvo que se trate de paquetes de alto valor, ligeros y compactos, puesto que el coste por entrega para distancias de hasta 10 kilómetros estaría entre 8 y 12 dólares y no parece que vaya a bajar de forma rápida en los próximos cinco años.

 

El boom del “click and collect” en Europa

Además, el informe elaborado por Deloitte prevé que el número de lugares en Europa con servicio click and collect alcanzará el medio millón en 2015, lo que supone un aumento del 20% respecto a 2014.  Este servicio se está convirtiendo en una parte esencial en el comercio electrónico al poner a disposición de los clientes una gran variedad de espacios para la recogida de los pedidos, flexibilizando así esta parte de las transacciones.

Redacción