Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

2016, el año de Internet de las Cosas

  • En cifras

Internet de las Cosas

Según la consultora Frost & Sullivan, este mercado finalizará el año con una cifra de negocios de 24.200 millones de dólares.

Internet de las Cosas (IoT) está en auge, tal y como constata Frost & Sullivan. La consultora ha hecho públicas sus estimaciones para este año, en las que afirma que finalizará con un volumen de negocio de 24.200 millones de dólares, que continuará en 2016, año en que se producirá un mayor auge de esta tendencia. Incluso, pronostica, esa cifra podría llegar a los 79.300 millones de dólares en 2020, con una tasa compuesta anual del 26,8% de 2015 a 2020, y con un predominio claro de los servicios, que representarán casi tres cuartas partes del mercado en 2020.

“Con la IoT, las empresas están pasando de las ventas de productos transaccionales a relaciones a largo plazo y modelos de servicio, en los que todo puede ser ofrecido como un servicio. En el momento en el que la IoT se desplace de aplicaciones centradas en el consumidor y en las empresas a aplicaciones verticales/industriales, se espera que el crecimiento potencial de IoT crezca exponencialmente en los próximos cinco años”, afirma Marcos Koh, analista senior de la industria TIC de Frost & Sullivan en Asia-Pacífico.

También prevé un cambio hacia la descentralización de la computación, en tanto en cuanto la industria de TI se desplazará gradualmente hacia el uso de más tecnología IoT. Esto, según la consultora, incluye a las redes P2P cada vez más ampliamente utilizadas, permitiendo que los dispositivos conectados puedan comunicarse directamente entre sí, en lugar de a través de un centro de datos centralizado.

A su vez, la consultora espera que IoT se vea fuertemente influenciado por la “Cloudification”, lo que dará lugar a su propio conjunto de desafíos, entre los que se incluyen la gran cantidad de datos involucrados, la realineación de los procesos existentes y las soluciones de seguridad. Precisamente, este último es uno de los aspectos más importantes que señala Frost & Sullivan. Y es que el creciente uso de dispositivos móviles y la difusión gradual del Internet de las Cosas dará lugar a muchos más tipos de ataque, y aumentará enormemente su éxito e impacto. Por todo ello, la consultora considera que en 2016 la seguridad se priorizará y se incluirá en la arquitectura de los nuevos sistemas antes de su aplicación.

La proliferación del Internet de las Cosas también está afectando a los datos. De hecho, menos del 5% de los datos capturados por sensores hoy en día se utilizan para analíticas de optimización, y esta cifra tiene el potencial de aumentar significativamente a medida que más y más dispositivos se conecten a Internet. Con el crecimiento de los datos procedentes de IoT, los proveedores de big data están empezando a tomar nota e incorporar soluciones que se adaptan a ese crecimiento. De hecho, ya están comenzando a trabajar en estrecha colaboración con los proveedores de IoT para crear plataformas de apoyo a la gestión y análisis y permitir colaboración de datos. 

Recomendaciones que te puedan interesar…

5 Estrategias para una protección de datos moderna

Tendencias cloud en España: aplicaciones prácticas

Malware avanzado para APT

4 claves para el éxito del comercial TI

Cómo posicionar a las empresas en la era de la disrupción

OpenStack: estado y principales mensajes

Turismo: retos y oportunidades TIC

Impacto económico de Microsoft SQL Server

Construir una cloud híbrida: La TI como servicio