Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Las ventas de impresoras 3D personales crecieron un 33% en 2016

  • En cifras

Impresora 3d

Mientras que la demanda de impresoras 3D de sobremesa personales con un precio por debajo de los 5.000 dólares siguió creciendo, el segmento profesional volvió a registrar una caída del 10%. Las impresoras de extrusión continúan dominando el mercado, señala Context.

Context ha publicado sus últimos datos del mercado mundial de impresoras 3D, correspondientes a 2016 en su conjunto, un año en el que el segmento profesional registró una caída de ventas anual del 10%, principalmente debido a las dificultades de los polímeros en avanzar hacia la producción, lejos de la creación de prototipos. "Mientras que la impresión 3D en metal ya ha comenzado a dar el salto a la producción, los plásticos todavía están en gran medida atascados en la creación de prototipos", señala Chris Connery, vicepresidente de Análisis Global en Context.

Dentro de las tecnologías de polímeros, las impresoras 3D basadas en resina experimentaron una subida del 8% en 2016, situando a esta categoría por delante de la extrusión de materiales como la primera tecnología en del segmento profesional por primera vez desde el año 2000. Con todo, la extrusión de materiales sigue dominando el mercado total de impresoras 3D, ya que la mayor parte de las impresoras personales de sobremesa suministradas son de este tipo.

Por su parte, el segmento de impresoras 3D de sobremesa personales registró de nuevo una fuerte subida en 2016. Concretamente, las ventas de esta categoría de sistemas con un precio por debajo de los 5.000 dólares aumentaron un 33%. Pese a estar pensados para su uso en el mercado de consumo, la mayor parte de la demanda de estas soluciones procede del sector educativo y del ámbito profesional, sin dejar de ser popular entre los aficionados. Una tendencia notable ha sido la adquisición de impresoras 3D personales para uso profesional en los últimos dos años, una categoría que sigue siendo la puerta de entrada a la impresión 3D para muchos y una parte importante del ecosistema.

 

Recomendaciones que te puedan interesar…

Plan Digital 2020: La digitalización de la Sociedad Española

Apps móviles: ¿listas para dar la mejor experiencia de usuario?

El coste de incumplir el gobierno de la información

GDPR: ¿dónde están los datos a proteger?

¿Cómo ser el mejor en Internet?

Almacenamiento Flash

7 métricas para crear mejor software y más rápido

Manual de analítica móvil

Tres elementos esenciales de TI para la pymes