Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Diez tendencias que marcarán el Mobile World Congress, según Accenture

  • Movilidad

MWC 2015 2

Accenture ha publicado las que considera son las diez tendencias que van a marcar la edición de 2015 del Mobile World Congress.

Internet de las Cosas ha sido un tema fundamental en CES y continuará en MWC. La faceta corporativa de internet de las Cosas tendrá un papel aún más importante este año. Las empresas comienzan a comprender el impacto que puede suponer para su actividad comercial conectar objetos físicos “tradicionales” con sensores integrados y  con capacidad de transferencia de datos. Se exhibirán nuevos productos y dispositivos conectados que cambiarán la forma de interactuar con nuestro entorno, con varias capas de servicios conectados que revolucionarán los ecosistemas comerciales del futuro.

Un nuevo estudio de Accenture estima que para 2030, Internet Industrial de las Cosas habrá supuesto un crecimiento de 14,2 billones de dólares para la industria de los Estados Unidos. Se forjarán vínculos que transformarán la forma de comer, trabajar, vivir, viajar y hacer negocios en todos los sectores y a nivel mundial.

Es poco probable que una empresa pueda ser verdaderamente digital y aprovechar todas las ventajas de Internet de las Cosas, sin la colaboración de sus socios.

El auge del mercado de los dispositivos conectados conlleva una necesidad creciente de que los operadores ofrezcan una mayor eficiencia de red para dichos dispositivos, y que garanticen que los usuarios gestionen y controlen en todo momento cada uno de los dispositivos conectados.

A medida de que los consumidores vayan controlando su estado físico más allá del uso de tecnología ponible, veremos nuevos dispositivos y puntos de integración que permitirán a los consumidores conectar un conjunto de datos con muchos otros, de forma que sean accesibles desde sus smart homes o vehículos conectados.

La tecnología wearable para consumidores fue importante el año pasado y este año volverá a serlo. Veremos a empleados conectados con más datos que nunca a su disposición para tomar decisiones de manera más rápida, inteligente y proactiva a fin de mejorar su productividad y reducir costes para sus empresas. Los cascos de realidad virtual, los relojes inteligentes y el resto de los nuevos dispositivos que probablemente levanten olas en el congreso permitirán la presentación de datos mediante dispositivos “tradicionales” habilitados con sensores y conectividad.

Generalizar el uso de una nueva tecnología transformadora no es lo mismo que utilizarla para obtener el máximo beneficio económico, ya que a menudo éste ni siquiera se tiene en cuenta. El beneficio directo de implementar la comunicación máquina-máquina es evitar períodos de inactividad o el cierre plantas e instalaciones mediante un incremento de la producción. Sin embargo, a medida que las empresas comiencen a adoptar y expandir Internet de las Cosas para mejorar la eficiencia operativa, también se proporcionará un rico potencial a quienes fabriquen los equipos y productos para introducir nuevos productos y servicios digitales, que generen fuentes de ingresos totalmente nuevas. 

Las empresas más innovadoras ya están formulando nuevos modelos de negocio, ecosistemas digitales, estrategias de orientación al mercado y de participación a nivel macro para explotar tecnologías inteligentes y los datos recopilados y analizados para obtener una visión práctica e informar las decisiones comerciales. De esta manera, se revitaliza la innovación y entrega de servicios mediante ecosistemas de dispositivos interconectados en industrias digitalmente disputadas.    

El crecimiento exponencial del uso de dispositivos inteligentes -y la presencia constante de servicios online- supondrá que niveles nunca vistos de información personal sobre los consumidores y sus hábitos, preferencias y hogares estarán disponibles para las empresas y sus socios en formato digital. Cuando las personas compartan sus datos personales con sus proveedores de servicio, la confianza digital se convertirá en un factor crítico, sobretodo en comunicaciones, medios y tecnología corporativos.

El BYOD, el CYOD y demás esquemas que permiten el flujo de movilidad en la mano de obra deberán encontrar el equilibro entre seguridad corporativa y privacidad con respecto a los datos privados de cada empleado.

Las redes 5G están dando mucho que hablar a nivel industrial, pero 4G aún ofrece mucho espacio para la adopción y generación de rentabilidad mediante inversiones en redes 4G, 3G e incluso 2G en países en desarrollo. Según GSMA, casi el 97 por ciento de la población de Norteamérica vivía dentro del rango de cobertura de redes 4G a finales de 2013, uno de niveles más altos del mundo. La expansión de las redes 4G se ha producido a un nivel más rápido que en el caso de la 3G. La cobertura 3G tardó unos cuatro años en llegar al 95 por ciento de la población, mientras que la 4G sólo necesitó dos años y medio.

Las aplicaciones proporcionan una interfaz y un punto de acceso a datos, servicios y herramientas que enlazan con casi todos los aspectos de nuestras vidas. Con la propagación de Internet Industrial de las Cosas y de Internet de las Cosas en máquinas y equipos “tradicionales”, necesitaremos encontrar la forma de “hablar” con nuestras neveras, casas y vehículos inteligentes, y la aplicación nos proporciona esa voz. Como resultado de ello, es imprescindible que las aplicaciones hagan lo que se supone que deben hacer. Ya no se trata de diseñar aplicaciones lúdicas para pasar el rato. Se trata de utilizar los datos recopilados en los dispositivos conectados para tomar decisiones o tener acceso a la información que pertenece a proveedores de servicio para establecer cuál es el próximo paso. Las aplicaciones tienen que ser funcionales, seguras y, especialmente, intuitivas. En caso contrario, se utilizarán una vez y luego se olvidarán.

Los modelos de negocios de los operadores seguirán viéndose amenazados, por lo que deberán transformarse en proveedores de servicios digitales integrados (IDSP, por sus siglas en inglés). El próximo año veremos un incremento de operadores en proceso de transición a IDSP. Estos operadores deben encontrar nuevas formas de hacer negocios, lo que, a su vez, exige nuevas capacidades.

Los operadores seguirán debatiendo la necesidad de una arquitectura escalable y sostenible que permita manejar el aumento del tráfico de datos y monetizar el crecimiento de datos de forma efectiva. La necesidad de tecnologías SDN y NFV, que optimicen la red y ofrezcan la eficiencia y agilidad que los operadores necesitan, será una de las cuestiones más importantes del congreso.

La brecha entre smartphones, tablets y portátiles en términos de tamaño se reduce cada vez más. Los expertos del sector creen que los consumidores ya han cruzado la línea de las 5 pulgadas en lo que a smartphones se refiere, por lo que el futuro ya ha llegado en forma de pantallas más grandes para las fablets. Esto supone la validación definitiva de la fablet, por lo que más fabricantes intentarán presentar sus productos en el mercado.