Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Transformación digital: 10 tendencias en el sector de almacenamiento

  • Opinión

israel infinidat

La transformación digital es un cambio profundo y acelerado en las actividades, procesos y modelos comerciales que busca aprovechar las tecnologías digitales y su impacto en la sociedad de forma estratégica y priorizada, teniendo en cuenta los cambios actuales y futuros.

Según apuntan consultoras como IDC, los presupuestos de TI de las empresas en 2018 impulsarán el gasto en esta dirección. Todo está sucediendo rápidamente; las organizaciones que tarden en adoptar estos nuevos modelos se encontrarán compitiendo tan sólo en una pequeña parte de la economía global.

Incluidas en la transformación digital se engloban tendencias clave como la migración a la nube, el Big Data, la analítica de datos, la movilidad o el Internet de las Cosas. Para abordar estos retos, el almacenamiento de datos es una prioridad en un nuevo modelo de infraestructura donde el crecimiento de los datos es exponencial, por lo que ha de ser fiable, flexible, sencillo y con los niveles más altos de rendimiento y seguridad. A continuación se detallan 10 de estas tendencias, a tener muy en cuenta.

1. Analítica y Big Data: qué hacer con la explosión de los datos

Como manejar la explosión de los datos. Esa es la cuestión. Una cuestión que, lejos de estar resuelta, se ha convertido en un frente de batalla para CIOs y equipos de TI. Por tanto, las organizaciones, a la hora de invertir en DX, también habrán de atender a necesidades crecientes de almacenamiento y de un mayor rendimiento para analizar la información, a fin de hacer frente a múltiples cargas de trabajo.

Los sistemas de localidad de referencia serán clave para la analítica de datos, sobre todo para aplicaciones en tiempo real cómo detección  del fraude. También serán protagonistas las aplicaciones basadas o dependientes de datos, a través de la optimización de almacenamiento, y también la inteligencia artificial y los procesos de Machine Learning serán parte clave en el proceso.

2. Cloud 2.0

Según IDC, en 2019 la inversión en infraestructuras cloud representará el 46% del gasto total en infraestructuras TI en las empresas. De acuerdo con CIO Insight, el 81% de los responsables de TI planean incrementar la utilización de la nube al menos un 25% en los próximos tres años.

Normalmente, el primer paso hacia la implementación de una estrategia cloud es una combinación de nube privada y pública, involucrando a las aplicaciones de negocio de los clientes. Ya no es aceptable una respuesta de 30 días a una solicitud de servicio; el negocio necesita que sea en 30 minutos. El departamento de TI debe transformarse y utilizar soluciones de almacenamiento que den soporte al rápido ritmo de transformación y un volumen de datos cada vez mayor.

Si bien el concepto de nube híbrida (servidores y aplicaciones locales, almacenamiento en la nube) ha ido evolucionando, requisitos como el GDPR pueden propiciar un cambio hacia entornos de almacenamiento multi-nube, con un modelo de almacenamiento fiable, compartido, y acceso de alta velocidad a aplicaciones temporales. Esto creará una nueva oportunidad para los proveedores de servicios de almacenamiento en proximidad de red a los principales proveedores de servicios de nube: Amazon, Google y Microsoft.

3. IoT, Inteligencia artificial, machine learning

Big Data, IoT, AI, machine learning... son tendencias para las que la estrategia de almacenamiento será cada vez más importante. Modelos que están generando un gran crecimiento en los datos, provenientes de diferentes fuentes y aplicaciones, con características diferentes unas de otras.

El gran desafío para el almacenamiento es la capacidad de escalar a mayores dimensiones sin degradar el rendimiento y la capacidad de consolidar diferentes protocolos y cargas de trabajo heterogéneas en un solo sistema. Las infraestructuras de almacenamiento innovadoras habrán de reducir la complejidad, generar ahorros en consumo de energía, espacio, personal, etc.

El crecimiento en el almacenamiento es algo difícil de planificar y predecir. Pero los clientes exigen una gran capacidad y escalabilidad para abordar sus requisitos de crecimiento de datos, y al mismo tiempo, un amplio rendimiento para satisfacer sus necesidades competitivas. Estas características, además, deben ir acompañadas de un bajo riesgo y una menor complejidad. Y, por encima de todo, quieren lograr todo esto de la manera más económica.

4. Los caminos de la nube: Fog Computing y Edge Computing

Para muchas aplicaciones corporativas actuales, la nube es muy lenta, ya que ofrece un ancho de banda limitado e irregular. Para combatir este problema, surgen modelos tecnológicos como el edge computing o el fog computing.

El Fog Computing permite que un único dispositivo procese datos recibidos desde múltiples puntos finales. Además, ofrece menor latencia que las soluciones nativas cloud, donde los datos se envían y reciben desde la nube. El Edge Computing, por su parte, se centra en las fuentes de datos, de forma que, en lugar de realizar la mayor parte del procesamiento en un servidor, cada dispositivo trabaja en el tratamiento de la información.

Todo esto, a su vez, fomentará el uso de appliances de almacenamiento. Una parte de la capacidad será desplegada en las instalaciones (on-premises) para dar soporte a aplicaciones en tiempo real, y otra, en la nube (off-premises), para almacenamiento de datos en frío y datos antiguos.

Por último, pero no menos importante, otro modelo de servicio que se extenderá en el futuro es el almacenamiento multi-nube, en un modelo basado en el brokerage de aplicaciones y cargas de trabajo que evita la dependencia del fabricante. Gracias a la diversidad de proveedores, este modelo permite un brokerage de servicios más granular (horas/minutos/segundos), y desparecerán los problemas relacionados con la propiedad y soberanía de datos.

5. El futuro es multi-soporte

Las predicciones sobre el declive de las unidades de disco de alta capacidad eran incorrectas; la única forma rentable de capturar, analizar y retener toda esta multitud de datos, y de sacarles realmente partido, es el almacenamiento persistente basado en discos de alta capacidad. Así lo están haciendo los grandes proveedores (Facebook, Amazon, Google…), y así lo entiende Infinidat.

La tecnología all flash es una buena solución para entornos estáticos, como bases de datos, pero no es la solución ante un crecimiento exponencial de los datos. Infinidat propone un modelo que añade a las ventajas de la tecnología flash tecnologías como DRAM, SSD, HDD, junto con un software innovador que aporta una disponibilidad de siete nueves (99.99999%) con una latencia inferior a milisegundos.

6. Seguridad y protección de datos, prioridad número uno

La trazabilidad es un criterio clave para la seguridad y la protección de los datos. Prestaciones como el e-Discovery adelantan al presente lo que hace pocos años era sencillamente inimaginable. Al mismo tiempo, la normativa se endurece, y surgen conceptos de control como la soberanía de datos (data sovereign). A partir de mayo, regirá en toda Europa el nuevo GDPR. A la imposición del cifrado completo -en reposo y en movimiento- de los datos de la nueva ley, se añade también la necesidad de protección contra ciberataques como el ransomware.

Además, la exigencia de cifrado de extremo a extremo hace inútil la compresión y la deduplicación en el servidor o en el array de almacenamiento, y desmonta la propuesta de valor de las soluciones all flash, ya que la capacidad efectiva del almacenamiento se reduce a 1:1, y el coste total por TB efectivo puede dispararse hasta 10 veces el coste en discos de alta capacidad. Todos aquellos que se declararon "Solo flash" tendrán que replantearse su estrategia.

7. Cifrado y compresión pasarán a ser commodities

Como se mencionaba anteriormente, el GDPR y otras nuevas leyes requieren el cifrado global de los datos. La deduplicación y la compresión ya no son suficientes, no son efectivas.

Los contenedores de aplicaciones permiten deduplicar datos en origen, en lugar de hacerlo en destino, lo que supone un impacto en la capacidad efectiva de almacenamiento, y también un impacto en la rentabilidad de los medios. Si bien es verdad que esto no pasará de la noche a la mañana, el enfoque “todo en uno” que están tomando los principales fabricantes con flash y NVMe es un elemento a tener en cuenta.

En otras partes del ciclo de vida de los datos también aprovecharán compresión y deduplicación (p.ej. los contenedores) comoditizando estas prestaciones en la capa de almacenamiento. La propuesta de valor cambiará (¿de Nuevo?) hacia el rendimiento, la disponibilidad, la fiabilidad y la sencillez de integración con soluciones verticales y horizontales.

8. Redes: Fibra, Ethernet y NVMe

Los avances en rendimiento del almacenamiento (diseños de caché optimizada, nuevos modelos de tejido NVMe, etc.) eliminan este apartado de la lista de “sospechosos habituales” de bajo rendimiento y generadores de problemas. Ethernet ganará (de nuevo) la batalla de los protocolos en la nueva generación de data centers, con NVMe como un componente clave en la revolución que ha supuesto Fibre Channel. Durante los próximos años, podemos esperar niveles de transferencia de 400GB/s y 800GB/s en producción.

Estandarizar en Ethernet presenta el potencial de poder mejorar drásticamente la eficiencia de E/S del stack. Junto con la mejora en el rendimiento que supone NVMe, los sistemas de caché DRAM optimizada seguirán ofreciendo un mejor rendimiento que los sistemas all-flash, y proporcionarán un mejor equilibrio entre picos de múltiples cargas y requisitos de capacidad a largo plazo.

9. Blockchain: confianza digital

Una revolución que establece nuevos niveles de confianza. Una prioridad clave para la economía digital. La creciente disponibilidad de blockchain como servicio en la nube acelerará su adopción en los próximos años. Entornos de fabricación, cadenas de suministro minorista o servicios financieros, entre otros, serán los primeros en adoptarlo.

Aunque estamos aún en una fase incipiente, si miramos al futuro, es fácil suponer que Blockchain afectará al almacenamiento de datos. Es una nueva tecnología que redefine la forma en que hacemos transacciones. Combina el carácter abierto de Internet con la seguridad de la criptografía para aportar una forma más rápida y segura de verificar información clave y establecer confianza.

Esta nueva tendencia, aunque aún en una fase temprana, requerirá un mayor nivel de disponibilidad y seguridad en las tecnologías de almacenamiento.

10. Todas las empresas se convertirán en Data Providers

Los datos son el principal activo de las empresas. Muchas de ellas han comenzado ya a invertir en sistemas de preservación de datos para ayudar a empaquetar activos. Asimismo, los requisitos de almacenamiento serán cada vez más rigurosos, y los SLA se irán ajustando cada vez más.

Durante la próxima década, las empresas generarán más y más datos, e invertirán su esfuerzo en crear nuevas formas de procesar la información. Las soluciones de almacenamiento de  nueva generación habrán de asegurar esta capacidad y, al mismo tiempo, garantizar el cumplimiento con los nuevos requisitos normativos y de nivel de servicio, con la capacidad de gestionar fácilmente todo tipo de cargas de trabajo provenientes de aplicaciones como analítica de negocio, Big Data, business intelligence, etc.

Israel Serrano, country manager de Infinidat Iberia​