Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Las pérdidas de datos y los tiempos de inactividad cuestan a las empresas 1,7 billones de dólares

  • Seguridad

Dinero

Según el estudio Data Protection Index de EMC, sólo el 6 por ciento disponen de planes para recuperación ante desastres en los entornos móviles, cloud y Big Data.

EMC ha presentado las conclusiones de un nuevo estudio sobre protección de datos a nivel mundial que revela que la pérdida de datos y los tiempos de inactividad han costado a las empresas 1,7 billones de dólares en los últimos doce meses, el equivalente a casi el 50 por ciento del PIB de Alemania. La pérdida de datos se ha incrementado un 400 por ciento desde 2012, y sorprendentemente, el 71 por ciento de las organizaciones no confían plenamente en su capacidad para recuperarse tras una interrupción de sus sistemas.

En el estudio Global Data Protection Index de EMC, llevado a cabo por Vanson Bourne, han participado 3.300 responsables de TI de mediana y gran empresa en 24 países.

Los casos de pérdidas de datos se han reducido de manera general. No obstante, el volumen de datos perdidos por cada incidente crece de forma exponencial. Así, el 64 por ciento de las empresas analizadas ha sufrido pérdidas de datos o períodos de tiempo de inactividad en los últimos doce meses; las empresas han registrado de media más de tres días (25 horas) de tiempo de inactividad imprevisto en los últimos 12 meses; y las interrupciones también provocaron pérdidas de ingresos (36 por ciento) y retrasos en el desarrollo de producto (34 por ciento).

Las tendencias empresariales, como Big Data, movilidad y  la nube híbrida, están generando nuevos desafíos para la protección de datos, tales como que el 51 por ciento de las empresas no cuentan con un plan de recuperación ante desastres para ninguno de estos entornos, y solo el 6 por ciento disponen de un plan para los tres; el 62 por ciento consideran Big Data, movilidad y nube híbrida difíciles de proteger; y el 30 por ciento de los datos primarios están ubicados en algún tipo de almacenamiento en la nube, lo que podría provocar pérdidas sustanciales.

Adoptar tecnologías de protección de datos avanzadas disminuye enormemente la probabilidad de sufrir una interrupción. Muchas empresas acuden a múltiples proveedores de TI para resolver este problema. Sin embargo, un enfoque de implementación en silos aislados puede aumentar los riesgos, porque las empresas que no han implementado una estrategia de disponibilidad continúa tienen el doble de probabilidades de sufrir pérdidas de datos que aquellas que sí la utilizan, y las empresas con tres o más proveedores de soluciones de protección de datos pierden tres veces más datos que aquellas con una estrategia de protección de datos unificada con un solo proveedor.

En palabras de Jesús Velasco, senior account manager, Data Protection & Availability Division de EMC España, “este estudio de EMC demuestra que la protección de la información es uno de los retos más importantes para las compañías, ya que un 64 por ciento de las empresas consultadas admiten haber sufrido caídas que provocaron pérdida de información, con el consecuente impacto en productividad. Las nuevas tecnologías de almacenamiento para entornos Big Data, nubes híbridas y dispositivos móviles aportan un reto adicional para la protección de la información, un ámbito en el que el 51 por ciento de las empresas no tienen implementada una solución”.

Redacción