Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

La fiebre del oro del campus

  • Opinión

Julio Alba Dell

La manera más segura de hacerse rico durante la fiebre del oro no consistía en batear en busca del preciado metal. De hecho, de los miles de pioneros que cruzaron las grandes llanuras americanas en 1849, sólo un pequeño número consiguió su fortuna a través de oro. En cambio, los que tuvieron un verdadero olfato para el negocio, cargaron sus carretas con picos, palas, comida y licor, y ganaron una fortuna vendiéndoselos a los buscadores de oro.

Leyendo acerca de tecnología y tendencias, es fácil pensar que, hablando de Networking, la única fuente de oro sea el centro de datos. Y es cierto que es donde parece que se están realizando los desarrollos más interesantes, desde las redes definidas por software, hasta a las soluciones Ethernet. También es innegable que los centros de datos representan oportunidades muy lucrativas para las empresas de Networking que ganan los contratos. Sin embargo, en el ámbito del Networking, hay otras “minas” igualmente ricas que el canal puede explotar, y muchas de ellas se encuentran en los entornos de campus.

Desde hace algún tiempo, estos entornos se han visto como los “hermanos pobres” de los centros de datos, tanto en términos de la sofisticación técnica que requieren, como en la rentabilidad que ofrecen. Sin embargo, el mercado de redes de campus en EMEA es un negocio de miles de millones de euros, disponible para aquellos que tengan la habilidad y la visión de explotarlo. Y todos aquellos que no han explorado todavía este lucrativo camino, deberían examinar sus razones y reconsiderarlas.

Para entender la magnitud de esta oportunidad, primero tenemos que ver cómo han evolucionado los entornos de campus en los últimos años. Hoy la mayoría de las grandes empresas, desde universidades a hospitales, pasando por bancos o compañías farmacéuticas, están desarrollando entornos de campus. Pero estas grandes organizaciones se relacionan además con un amplio grupo de organizaciones que ejecutan a su vez importantes redes de campus. Por ejemplo, no es raro que una universidad dedique un par de cientos de miles de euros en su infraestructura de red, y al mismo tiempo muchas escuelas, incluso pequeñas escuelas de primaria, estén buscando implementar soluciones LAN inalámbricas.

La oportunidad para que el canal no está sólo en la proliferación de las redes de campus, sino también en desarrollar todas las habilidades que esos entornos están demandando. En el centro de datos, los factores clave son las cargas de trabajo, el rendimiento, la orquestación y la seguridad; mientras que en las redes de campus, el reto está en cómo proporcionar movilidad a las personas y a los dispositivos, y en gestionar complejas cuestiones de seguridad, como la gestión de accesos y la monitorización, para saber en cada momento quiénes están en la red, dónde están, qué dispositivos están utilizando, y que están haciendo.

A esto se añade la creciente expectativa acerca del Wi-Fi como servicio público, junto con la creciente demanda de comunicaciones unificadas, que requiere un conjunto de habilidades y herramientas que muchos miembros del canal están perfectamente preparados para ofrecer.

Para beneficiarse del “boom” de las redes de campus, los resellers deben tener una comprensión global de las diversas exigencias que tienen las arquitecturas de campus, frente a las del centro de datos. Los patrones de tráfico en entornos de campus siguen siendo los clásicos, es decir, norte-sur frente a los patrones este-oeste en los centros de datos. También hay un aspecto de simplificación a tener en cuenta, y es que la tendencia es hacia la fusión de la distribución y de las capas del núcleo, y en algunos casos, la capa de acceso se basa enteramente en WLAN, lo que reduce el coste total de la infraestructura.

Yo diría que estas tendencias y novedades que se están produciendo en los entornos de campus son tan emocionante como las que se están desarrollando para los centros de datos, aunque no se les preste apenas atención mediática. Pero la verdadera pregunta es si el canal tiene la voluntad y la experiencia para aprovechar la oportunidad, ofreciendo las herramientas y la asesoría necesarias para implementar redes de campus modernas y adaptadas a las necesidades de los clientes.

Una red de campus efectiva siempre se iniciará con una red principal Ethernet de alto rendimiento, de la que dependen todas las demás. 10 Gigabit Ethernet (GbE) se ha convertido en el estándar de facto para la tecnología de esta columna vertebral. En el acceso ya están disponibles una serie de tecnologías muy interesantes como nuevas velocidades para los puntos de acceso Wave2 de 2.5 y 5Gbps en puertos RJ45 de cobre, nuevos estándar UPOE capaz de proveer 60W por puerto que seguro que encontrará nuevos casos de uso para el Campus y la integración de la gestión de la electrónica de red en los controladores Wireless.

Las herramientas de gestión de red son otro elemento esencial, y una enorme oportunidad para el canal, de hecho, es increíble la cantidad de organizaciones que despliegan redes complejas con capacidades cercanas a la nula gestión. Curiosamente un área que las redes de campus están empezando a compartir con el centro de datos se refiere al consumo energético. Los costes energéticos de los switches en entornos de campus grandes pueden ser astronómicos y los resellers pueden ayudar a las organizaciones a reducir los costes considerablemente, recomendando switches que consuman menos energía.

Muchos resellers tienen la capacidad de satisfacer las necesidades cada vez mayores de las redes de campus, sin embargo, la mayoría de esos resellers se siguen centrando todavía en el centro de datos. No hay nada malo en ello, por supuesto, pero el mercado de los centros de datos es extremadamente competitivo y suele estar dominado por los grandes fabricantes y proveedores, por lo que es cada vez más difícil para los partners de canal abrirse camino hasta la orilla del río y empezar a buscar oro.

Mientras que el centro de datos puede ser el foco de atención, los miembros del canal deben buscar cualquier oportunidad de entrar en nuevos mercados y diversificar sus fuentes de ingresos, y si se fijan bien, descubrirán que hay muchísimo oro en esos campus.
 

Julio Alba, Networking specialist, Dell Spain & Portugal