Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

La consolidación de la recuperación económica depende de las TIC

  • Opinión

Jorge Díaz Cardiel

España creció un 3,2% en términos de Producto Interior Bruto (PIB), más que el doble que la Unión Europea (1,4%) y más que la primera economía del mundo, Estados Unidos (2,6%).

 Las previsiones más recientes del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Comisión Europea (CE), del pasado mes de enero, mejoran para este año las previsiones de crecimiento de nuestra economía, “siempre y cuando se siga el curso de las reformas emprendidas en 2012”. De todos son conocidas esas reformas: laboral, financiera, desindexación de la economía española, unidad de mercado, ley de fomento del emprendimiento, financiación alternativa a la bancaria para pymes…. ¿la más importante? La Agenda Digital.

Dado que el Gobierno que ha regido los destinos de España entre 2012 y 2016 ha sido el más prolífico desde el punto de vista de la llamada “eficacia legislativa”, en este breve artículo es imposible evaluar el efecto en el PIB y en la generación de empleo que tienen dichas reformas. Hicimos un ejercicio profundo, en este sentido, en nuestra obra “Recuperación económica y grandes empresas” (IESE, 2015), de la misma manera en que anticipamos cómo se iba producir la recuperación con cuatro años de antelación en el libro “Éxito con o sin crisis” (LID, 2012).

Todas las reformas del Gobierno tienen un impacto en el PIB, que tiene 100 componentes. En la primera mitad de la recuperación (segundo semestre de 2013), las exportaciones fueron esenciales para que España volviera a crecer: se alcanzaron records históricos, como que las exportaciones supusieran en 2014 el 32% del PIB o que 147.000 empresas fueran exportadoras, de ellas, 9.000 pymes. En la segunda mitad de la recuperación (finales de 2014 y 2015), la demanda interna (consumo de hogares y formación bruta de capital fijo -inversión empresarial) tomó el relevo a la externa. Y, durante los últimos cuatro años, hemos seguido la senda de la consolidación fiscal, reduciendo el déficit público, como nos ha exigido Bruselas.

¿Quiénes han sido los sectores reyes del mambo de la recuperación? Por supuesto, el Turismo (casi el 12% del PIB y cuyo PIB interno se ha incrementado a un ritmo del 3,5%), que en 2015 recibió 68 millones de turistas extranjeros que se gastaron un 7% más que el año anterior. A Dios gracias, Construcción y Sector Inmobiliario no han sido protagonistas de la recuperación, puesto que fueron los sectores que nos llevaron al hoyo. En otros países, con muchos más sectores de actividad económica y diversificación geográfica, la recuperación del sector inmobiliario es síntoma siempre de que la economía remonta el vuelo. Es el caso norteamericano. En España, las constructoras tienen el 87% de su negocio fuera de España (ACS, OHL, Acciona, FCC, Sacyr, Ferrovial…). En cambio, triunfa el sector de gestión de infraestructuras, cuyo líder mundial es una empresa española, Abertis, que tiene un fuerte componente tecnológico en el ámbito de las telecomunicaciones. Abertis ha protagonizado en 2015 la OPV más exitosa en años, de su división Abertis Telecom, convertida en una empresa exitosa desde su nacimiento, Cellnex Telecom, hoy filial de Abertis.

En España prima el sector servicios: el 80,5% de las pymes (99,88% de todas las empresas de España o, lo que es lo mismo 3.168.164 empresas, según DIRCE 1 de enero de 2015, del INE) operan en el sector Servicios (donde está incluido el Comercio). La Industria tiene un peso menor del que sería deseable (13%), cuando lo ideal es estar por encima del 20% y el resto es Construcción.

Desde otros puntos de vista, hay muchos sectores de actividad: Alimentación, Gran Distribución, Telecomunicaciones, Tecnologías de la Información (TIC), Infraestructuras, Banca… Tras un decrecimiento en facturación (y empleo) del sector TIC durante los años de recesión, 2015 ha sido un punto de inflexión, con un crecimiento del 3,5%. Esto es bueno para todo el sector: telecomunicaciones, hardware, software, conectividad, contenidos... Pero es aún más importante para el resto de sectores de actividad: las TIC hoy forman parte imprescindible de la vida de todas las empresas: las pymes le dan una importancia de 7,6 (escala 1 a 10) en la mejora de su gestión, según SAGE. Y los líderes del IBEX han incorporado las TIC a sus procesos para incrementar productividad y competitividad: Telefónica, primera empresa de España por beneficios y primer inversor en Innovación (I+D+i); CaixaBank (La Caixa), banco líder mundial en TIC y banca móvil y digital; El Corte Inglés y su exitoso viraje hacia el comercio electrónico; Gas Natural Fenosa y la innovación empresarial; Abertis, Cellnex Telecom…

La consolidación de la recuperación no está en el ladrillo, sino en las TIC.

Jorge Díaz-Cardiel, Socio director general de Advice Strategic Consultants

TAGS Opinión