Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

10 consejos para conseguir una contraseña a prueba de hackers

  • Seguridad

Trend Micro contraseña

7 de cada 10 usuarios utilizan la misma contraseña para diferentes cuentas de correo electrónico, de manera que si una fuera hackeada pondría en riesgo a las demás. Un ejemplo reciente de ello lo tenemos en la brecha de datos Collection #1, que se saldó con la filtración de 21 millones de contraseñas únicas.

Más sobre seguridad

¿Cómo gestionar los riesgos y la seguridad en 2019? 

Guía de los líderes de red para proteger la SDWAN 

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Estado de la ciberseguridad industrial en 2018 

Informe SophosLabs 2019 Threat Report 

Todo lo que deberías saber sobre las amenazas cifradas 

Hace unos días se hacía publica la noticia de que unos 1.160 millones de combinaciones únicas de direcciones de correo electrónico y contraseñas habían sido hackeadas en una operación, denominada Collection #1 que supondría el mayor robo de datos de la historia. La mayor parte de los usuarios se han visto comprometidos debido a la reutilización de las contraseñas, suponiendo un riesgo elevado para la privacidad de los mismos. Por este motivo, IMF Business School ha elaborado un decálogo con claves para evitar los temibles hackeos que todos los datos apuntan que no dejarán de aumentar en los próximos años:

--Cuánto más completa, mejor. Utilizar un mínimo de ocho caracteres y, a su vez, combinar mayúsculas y minúsculas, números o caracteres especiales para multiplicar el tiempo de hackeo.

--Reutilizar está prohibido. Usar contraseñas diferentes para cada cuenta, ya sea de correo como perfiles en redes sociales o bancaria. De esta forma, si una fuera hackeada el resto continuaría a salvo.

--Memoria de elefante. Nada de anotarla en un post-it y dejarlo al lado del ordenador. De esta forma, ayuda a cualquiera a entrar en la cuenta y a acceder a todos los datos.

--123456789. Evitar claves comunes y fáciles de descifrar como nombre, fechas de nacimiento o códigos recurrentes.

--Gestores de contraseñas, los mejores aliados. Estos servicios ayudan a aquellos que tienen problemas para memorizar contraseñas o que manejan un número considerable de ellas.

--Nada del documento “claves”. Muchos guardan en el escritorio un documento con todas las contraseñas, una alfombra roja para los intrusos.

--Apostar por las preguntas. Esta doble barrera reduce las posibilidades de que la cuenta sea hackeada.

--Adiós al “recordar clave”. Esta opción puede parecer maravillosa, pero se transforma en un error fatal si se pierde o se comparte el ordenador o dispositivo.

--Periodicidad. Cambiar las contraseñas regularmente aumenta su seguridad.

--¡Alerta! ¡Mirones! Ocultar siempre la contraseña mientras se introduce. Nunca se sabe quién puede estar mirando.