Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Intel dejará de suministrar CPU escalables Xeon con integración Omni-Path

  • Al día

Procesador tecnologia 3 generica

En un comunicado dirigido a sus partners, la compañía afirma que los procesadores con integración Omni-Path dejarán de venderse debido a que la demanda del mercado se ha trasladado a otros productos Intel. Los clientes y partners pueden solicitar los procesadores hasta abril de 2020, y los últimos productos saldrán hoy.

Intel está descontinuando sus procesadores escalables Xeon de primera generación que vienen con integración para la arquitectura Omni-Path, algo que, para CRN, es otra señal de que la compañía se está alejando de la tecnología de interconexión de alta velocidad que apunta a cargas de trabajo de alto rendimiento.

La compañía ha informado de sus planes en una notificación de cambio de producto enviada a clientes y partners, en la que enumera los ocho procesadores que dejarán de fabricarse y que son los modelos Xeon Gold 5117F, Xeon Gold 6126F, Xeon Gold 6130F, Xeon Gold 6138F, Xeon Gold 6142F, Xeon Gold 6148F, Xeon Platinum 8176F y Xeon Platinum 8160F.

En la notificación, Intel afirma que los procesadores con integración Omni-Path, denotada con el sufijo "F", se dejarán de suministrar debido a que la demanda del mercado se ha trasladado a otros productos Intel. Los clientes y partners pueden solicitar los procesadores hasta el 24 de abril de 2020, y los últimos productos saldrán el 9 de octubre.

Intel presentó los procesadores Xeon con integración Omni-Path en 2017 como parte de la línea Xeon Scalable de primera generación de la compañía. A diferencia de otros procesadores de la familia de CPU de servidores Skylake, los Xeon F incluían una placa de circuito impreso que podía conectarse a un adaptador Omni-Path Host Fabric. Sin embargo, la compañía ha hecho un cambio de estrategia este año cuando no anunció ningún procesador Xeon Scalable de segunda generación que presentara la integración.