Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

¿Quién paga los platos rotos de la suspensión del MWC?

  • Al día

Fira de Barcelona

El elevado número de empresas que han cancelado su participación, y en especial las protagonizadas por Deustche Telecom, British Telecom y Nokia, llevaron a la organización a tomar una decisión que tiene un fuerte impacto económico a todos los niveles. Para la Fira de Barcelona las pérdidas rondan los 70 millones de euros.

No pudo ser. La treintena de empresas que anunciaron su retirada del el Mobile World Congress, entre ellas grandes multinacionales como LG, Ericsson, Sony, Amazon, Facebook, Intel, Cisco, Deustche Telecom o British Telecom, llevaron a la GSMA a cancelar el Mobile World Congress.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Ni las medidas que desde la GSMA pusieron en marcha, ni los esfuerzos del Gobierno de España, Generalitat de Cataluña y Ayuntamiento de Barcelona por tranquilizar a las empresas, fueron suficientes para mantener su celebración. “La preocupación mundial con respecto al coronavirus, la preocupación alrededor de los viajes y otras circunstancias hacen que sea imposible celebrar el evento”, ha asegurado John Hoffman, CEO de la GSMA, en un comunicado.

Según las previsiones de la GSMA, a Barcelona iban a acudir más de 110.000 personas de casi 200 países diferentes, con lo que el impacto económico que iba a tener el congreso en la ciudad era de 500 millones de euros. A falta de conocer cifras oficiales, se estima que, el sector de la restauración y hotelero será el más afectado, ya que perderá más de 120 millones de euros con la decisión que ha adoptado la GSMA. Por supuesto, la Fira de Barcelona es otra de las grandes perjudicadas, ya que, de los 215 millones de euros que facturó el año pasado, 70 millones correspondieron al Mobile World Congress.

La GSMA también sufrirá las consecuencias de su decisión. Por un lado, teniendo en cuenta que al Mobile World Congress iban a acudir 2.800 empresas, que pagaron entre 1.000 y 1.500 euros por metro cuadrado de stand, el coste de la cancelación podría hacer temblar las finanzas de la GSMA.

Por otro lado, la GSMA podría tener que hacer frente a indemnizaciones millonarias, aunque las cláusulas de los contratos incluyen una larga lista de salvedades para no responder con indemnizaciones ante una cancelación de la cita, entre las que figura un rebrote del síndrome respiratorio agudo y grave. La única manera que tienen las empresas de recuperar lo invertido en el MWC es un resquicio que establece una motivación "más allá del control de los organizadores", como, por ejemplo, una declaración de emergencia sanitaria. Sin embargo, Carmen Calvo, vicepresidenta primera del Gobierno, se ha mostrado tajante al afirmar que “no había motivos para la cancelación” del congreso, ya que en España no hay una alerta sanitaria por el coronavirus.

TAGS MWC, MWC, Actualidad