DigitalES promueve una sostenibilidad por defecto en todo el ciclo de vida de los dispositivos

  • Al día

DigitalES Victor Calvo-Sotelo

El objetivo es minimizar el impacto negativo de estas tecnologías en el entorno y maximizar su impacto positivo sobre el ecosistema. “Para medir la sostenibilidad de un dispositivo y que el consumidor pueda tomar una decisión informada, hay que tener en cuenta todas las etapas de su ciclo de vida”, recalca el director general de DigitalES.

  Recomendados....

» Tendencias TI 2023 y factores que influirán en su despliegue  Webinar
» Nueve formas prácticas de optimizar los costes IT  Guia
» 5 aspectos a evaluar en su sistema telefónico y claves para aumentar su éxito Leer

El cuidado del medio ambiente se ha convertido en un concepto ineludible a la hora de pensar las sociedades de los próximos años. En este camino, la tecnología es la gran aliada para proporcionar las herramientas necesarias que ayuden a la transición ‘verde’. Sin embargo, también se ha hecho patente la necesidad de replantear la forma en la que se diseñan, fabrican, distribuyen, reacondicionan, retiran y reciclan estas tecnologías. La Asociación Española para la Digitalización (DigitalES) ha presentado un informe con mejores prácticas para la sostenibilidad de la tecnología, a lo largo de todo su ciclo de vida. No en vano, como señala su director general, Víctor Calvo-Sotelo, “para medir la sostenibilidad de un dispositivo y que el consumidor pueda tomar una decisión informada, hay que tener en cuenta todas las etapas de su ciclo de vida”.

El documento profundiza en las fórmulas de éxito para mejorar el impacto ambiental de los equipos y dispositivos tecnológicos, a lo largo de todo su ciclo de vida, con un doble objetivo: minimizar el impacto negativo de estas tecnologías en el entorno y maximizar su impacto positivo sobre el ecosistema. Se trata, de un lado, de optimizar el consumo de recursos y reducir al máximo la generación de residuos y, de otro, de integrar la “sostenibilidad por defecto” como un pilar de la cultura corporativa de los fabricantes.

La ‘sostenibilidad por defecto’ permea todas las fases del ciclo de vida de los dispositivos eléctricos y electrónicos: producción, distribución, uso y fin del uso. Por eso, conocer la huella ambiental que generan los equipos y dispositivos a lo largo de todas esas etapas –y no exclusivamente durante su uso-, es fundamental para que consumidor pueda tomar decisiones más informadas.

Producción

Las empresas que forman parte de DigitalES postulan una ‘ingeniería intencional’ dirigida a reducir la huella ambiental de sus equipos y dispositivos. Desde la etapa de diseño de los aparatos, es posible ahorrar material, reducir el consumo de energía y otras materias primas, y minimizar la generación de residuos. También en esta etapa se pueden tomar decisiones que reviertan en mejoras de la eficiencia en otras fases de la vida del producto. Por ejemplo, simplificando el proceso de despiece y recuperación, disminuyendo el número de piezas para mantenimiento, o escogiendo materiales fácilmente reciclables y reutilizables. La eficiencia en la producción se relaciona, asimismo, con la transición a fuentes de energía renovables.

La vida útil de los equipos y dispositivos depende de un gran número de variables, entre las que se incluye la elección de materiales, el diseño de elementos modulares y de piezas reacondicionables y reciclables, o las pruebas de calidad a las que los fabricantes someten a los equipos. Para una mejora del impacto ambiental en la producción de estos equipos, las marcas deben ponderar cómo alargar la vida media de los equipos y dispositivos, sin que ello implique un incremento mayor de los residuos generados al final de la vida útil. Sin olvidar que cada nueva generación tecnológica mejora su eficiencia energética con respecto a la anterior. Se trata, en definitiva, de encontrar el mejor equilibrio para abandonar el viejo paradigma de la ‘obsolescencia programada’ por una ‘durabilidad planificada’ con criterios sostenibles.

Cadena logística

La digitalización de la logística ha favorecido, en muchos casos, una optimización de estos costes operativos. El desafío aquí es doble. Por un lado, se trata de considerar la sostenibilidad como un factor sobre el que tomar estas decisiones empresariales, y por otro, es importante incentivar el ‘efecto tractor’ que las empresas pueden ejercer sobre el resto del ecosistema. Así, las compañías pueden fomentar la sostenibilidad en su cadena de suministro, actuando sobre las emisiones que emiten y el consumo que generan conjuntamente con sus proveedores y sus clientes.

Es importante considerar la logística inversa asociada a los modelos de mantenimiento y reparación, y finalmente a la recuperación de los equipos y dispositivos, y de sus materiales. La huella ambiental de un dispositivo es también la suma de estos procesos. En este contexto, emergen modelos de negocio innovadores como el eco-leasing, por el que se promueve el arrendamiento de equipos con criterios sostenibles.

Uso, mantenimiento y reparación

La eficiencia en el uso de un dispositivo electrónico aplica a su componente hardware, pero también al software. Ambos elementos deben complementarse para, conjuntamente, hacer el uso de recursos más óptimo posible.

Cada vez más, las empresas están pasando de vender productos a convertir esos productos en servicios. En el ámbito de la electrónica, se trata de que el cliente tenga acceso a facilidad de reparación y otros servicios de mantenimiento y atención al cliente, que pueden ser decisivos para alargar la vida útil de los productos. Además, el ‘derecho a la reparabilidad’ de un dispositivo será desarrollado legislativamente en los próximos años, con el objetivo de garantizar que el producto esté diseñado para poder ser reparado.

Las empresas pueden ofrecer programas de segunda vida de sus equipos y dispositivos. Un modelo ya contrastado es el de recompra de los productos electrónicos a los clientes finales. Igualmente, son comunes los acuerdos entre empresas tecnológicas para colaborar en la circularidad de los productos producidos o comercializados conjuntamente.

Fin de uso

El reciclaje de residuos se implementa cuando los equipos o dispositivos no funcionan y no pueden ser reutilizados. Pueden ser entregados a los servicios de recompra de las empresas, a través de sus servicios de postventa, recogida o depósito, asegurando así su reciclado y la recuperación de sus materiales de una forma respetuosa con el medioambiente. Es importante incidir en la importancia de ofrecer incentivos a los consumidores para la correcta entrega de estos productos; sólo así las empresas tecnológicas podrán cumplir con sus exigentes objetivos de circularidad.

Muchos equipos y dispositivos contienen componentes que están hechos de materiales escasos o críticos. La recuperación de esos materiales en los residuos y su reutilización en las líneas de producción ayuda a reducir la necesidad de la minería primaria, con sus impactos ambientales asociados. Los materiales reciclados reducen significativamente los costes de fabricación y el uso de recursos durante la etapa de producción.