Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Claves para triunfar en un entorno multicloud

  • Cloud

Cloud hombre manos nube

Garantizar la seguridad de las aplicaciones, saber qué aplicaciones subir a la nube y cuáles retener en el centro de datos, y lograr la máxima visibilidad e inteligencia posible sobre el tráfico de la red y la nube, son algunos de los factores fundamentales para realizar con garantías el cambio hacia la nube.

  Quizá te interese...

El interés de las organizaciones europeas por la adopción de entornos multicloud es cada vez más significativo, un escenario en el que las organizaciones pueden llegar a tener que enfrentarse a situaciones complejas, sobre todo en lo que a su seguridad se refiere. Una visión y una estrategia claras, que les permitan entender las distintas opciones existentes en el desarrollo de su arquitectura cloud, resultan fundamentales para evitar poner en juego la reputación de la marca y la confianza de los clientes. En este sentido, Vincent Lavergne, director de Ingeniería de Sistemas en F5 Networks, destaca seis factores clave a tener en cuenta para tener éxito en un entorno multicloud:

Reforzar la seguridad de las aplicaciones

Garantizar la seguridad de las aplicaciones es un elemento básico a la hora de orientarse hacia la nube. Para ello, es importante conocer a fondo la seguridad que ofrece el proveedor cloud y utilizar soluciones que permitan la implantación de políticas de seguridad personalizables, la autenticación de los usuarios con independencia de su ubicación o del dispositivo que utilicen y la protección de los datos frente a ataques agresivos y dirigidos.

Priorizar la migración de las aplicaciones

No es necesario mover todas las aplicaciones a la nube, pero hay que priorizar y clasificar, decidiendo qué aplicaciones subir a la nube o cuáles retener en el centro de datos. Tal vez sea conveniente mantener en el data center las aplicaciones que pronto se quedarán obsoletas, mientras que otras quizá necesiten un planteamiento de nube híbrida. Adjudicar el entorno de nube correcto a cada aplicación es importante para optimizar su rendimiento, garantizar su protección y para mejorar la gestión del tráfico.

Incrementar la visibilidad y la inteligencia sobre el tráfico

Es necesario alcanzar la máxima visibilidad e inteligencia posible sobre el tráfico tanto en la red corporativa como en la nube. Para ello existen herramientas analíticas muy eficaces, además de otras soluciones como los Web Application Firewalls (WAF), que se encargan de proteger las aplicaciones y de proporcionar información valiosa sobre los ataques sufridos.

Formar a los profesionales y derribar las barreras entre equipos

Los equipos de TI, los desarrolladores, los responsables de la red, etc. Normalmente, las empresas que lideran el viaje hacia la nube han decidido adoptar una estrategia en la que todos esos departamentos trabajan juntos por un objetivo común. Se ha demostrado que la colaboración entre equipos incrementa la eficacia de los mismos y maximiza el impacto positivo de la tecnología en el negocio. Formar convenientemente al personal en todo lo relativo al cloud computing hace que la transición hacia ese entorno resulte más sencilla.

Comprender el panorama de amenazas existentes

Conocer lo mejor posible el panorama de amenazas ayuda a comprender el comportamiento de los ciberdelincuentes y, por tanto, a aprender a protegerse mejor de las brechas de seguridad, que representan la mayor amenaza para una infraestructura en la nube.

Implementar soluciones robustas

Es preciso buscar soluciones que permitan desplegar servicios de aplicación programables de forma automatizada, capaces de integrarse en cualquier tipo de nube de cualquier proveedor, que cumplan con los requisitos de seguridad, pero sin ralentizar a los equipos de desarrollo, que agilicen el time-to-market y que no representen un alto coste frente a cambios futuros.