Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La mitad de los retailers dispondrá de una plataforma omnicanal en 2019

  • Distribución

retail movilidad tienda

El aumento de los ingresos, la reducción del coste total de propiedad, de los costes de inventario y operacionales, permitirá hasta un 30% de aumento en la rentabilidad en la omnicanalidad, algo clave cuando hablamos del canal de distribución. La adquisición de talento será el principal desafío al que enfrente el canal en su transformación digital.

Uno de los aspectos más importantes de la digitalización es la omniexperiencia, la manera de relacionarse a través de experiencias interactivas entre las empresas digitales y sus clientes, partners o empleados. Pues bien, según señala IDC, en el caso del canal, la omniexperiencia adquiere una importancia capital, puesto que se convierte en la base para la correcta gestión del cliente en el contexto digital.

Dentro de este contexto, la omnicanalidad se refiere a la integración de todos los canales de interacción a través de los cuales un cliente se relaciona con una organización de modo que la experiencia del cliente sea la misma independientemente del canal usado. El objetivo de la omnicanalidad siempre ha sido ofrecer una experiencia consistente al consumidor, independientemente del canal usado, pero lo que realmente se requiere es crear la mejor experiencia frente a otros competidores, algo de lo que ya son conscientes cada vez más retailers. De hecho, IDC Research España calcula que en 2019 el 50% de los retailers habrá adoptado una plataforma de comercio omnicanal.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

El aumento de los ingresos, la reducción del coste total de adquisición (TCO), de los costes de inventario y operacionales, permitirá hasta un 30% de aumento en la rentabilidad en la omnicanalidad, lo que se vuelve clave cuando hablamos del canal de distribución. Por ello, en este nuevo escenario digital, la gestión de este customer journey cobra una especial importancia en el canal de distribución y, abordarlo de manera integral, es todo un reto.

Las tecnologías asociadas no paran de evolucionar, y cada vez tienen más peso. Sirvan como ejemplo las experiencias en movilidad a través de apps, la importancia que están cobrando la realidad virtual y la realidad aumentada para enriquecer la experiencia del cliente, o el uso de sistemas cognitivos para personalizar estas experiencias. El futuro del canal de distribución pasará por la incorporación de estas tecnologías disruptivas que permiten generar y gestionar esta experiencia de usuario omnicanal. Para ello, será necesario el desarrollo de nuevas habilidades que permitan explotar todo el poder que nos brinda la tecnología, y la adquisición de talento será el principal desafío al que enfrente el canal en su transformación digital.

Para competir mejor, el partner del futuro deberá adoptar enfoques dinámicos para acceder a las capacidades requeridas fuera de sus organizaciones y complementar así sus capacidades internas. De hecho, el 25% de las organizaciones en toda Europa admiten que no tienen suficientes personas con habilidades digitales, y encontrarlas fuera de la organización es un desafío.