El 96,3% de las empresas españolas utiliza sistemas internos de seguridad TIC

  • Seguridad

ciberseguridad consumidor

La medida de seguridad más utilizada es disponer de software actualizado, mientras que el 18% de las empresas españolas dispone de un seguro para hacer frente a las posibles incidencias de seguridad TIC. El 21% de las empresas da formación obligatoria de seguridad TIC y el 41% voluntaria.

Recomendados: 

El papel de la ciberinteligencia en la seguridad empresarial Webinar

Microsegmentación, clave para seguridad empresarial Leer

ObservaCiber ha publicado un informe que recoge datos de 2019 y 2020 relativos a indicadores destacados sobre confianza digital tanto en empresas como entre la población, y que señala que más de la mitad de las empresas españolas había definido una política de seguridad TIC en 2019, pero solo el 25% lo había definido o revisado en los últimos 12 meses. Para gestionar la seguridad TIC, las empresas españolas utilizan más recursos externos (67%) que internos (38%).

El nivel de utilización de sistemas internos de seguridad TIC por las empresas españolas es muy alto, con un 96,3% de las empresas declaró tener alguno en 2020. La medida de seguridad TIC más utilizada (97%) es disponer de software actualizado, además ante posibles incidencias de seguridad TIC el 18% de las empresas españolas dispone de un seguro para hacer frente a las mismas frente al 24% de las europeas. Por otra parte, el 21% de las empresas da formación obligatoria de seguridad TIC y el 41% voluntaria, valores por debajo de la media europea que se sitúan en el 24% y 44%, respectivamente.

España es uno de los países que exhibe un mayor compromiso con la ciberseguridad. Así lo refleja la cuarta posición que ocupa España en 2020 en el índice global de ciberseguridad elaborado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) de las Naciones Unidas para medir el compromiso de los países con la ciberseguridad. En el contexto de la UE27, España (con una puntuación de 98,52 sobre 100) se encuentra en segunda posición, solo por detrás de Estonia.

Aunque más de la mitad de la población (55,3%) tenía mucha (51,1%) o bastante (4,2%) confianza en Internet en 2020, el porcentaje con poca o ninguna confianza en Internet se ha incrementado en 8,4 puntos en el último año, hasta alcanzar el 37,9%. En España el 16% de las personas declara que no realiza compras on-line debido a la preocupación por la privacidad o seguridad en el pago por Internet, y el 19% que tuvo necesidad de enviar algún formulario y no lo hizo señala como motivo su preocupación por la protección y la seguridad de sus datos personales.

El 28% de la población española sufrió algún incidente de ciberseguridad en 2019. La incidencia más destacable es la recepción de mensajes fraudulentos (phishing) que afectó al 19,2% la población española. Otro incidente destacable es la de ser redirigido a páginas web falsas que solicitan información personal (pharming) que en España afectó al 17% de la población. En 2020, el 8% de la población española que accede a Internet a través del móvil declaró pérdida de datos como consecuencia de un virus.

En España algo más de la mitad de la población (52%) realizó copias de seguridad de archivos (documentos, imágenes, etc.) de sus ordenadores en 2019. En el móvil, el 31% de la población española declara disponer de algún sistema de seguridad instalado automáticamente o provisto con el sistema operativo del smartphone en 2020.

Respecto a la protección de datos personales, una gran mayoría (74%) de la población española realizó alguna acción para administrar el acceso a los datos personales en Internet en 2020. En el caso de las aplicaciones instaladas en el móvil, más de la mitad de la población española (57%) restringió o rechazó el acceso a datos personales al menos una vez.

No son muchas las empresas que declaran haber sufrido incidentes de seguridad TIC. En España, el 9% de las empresas declaró que sus servicios TIC no estaban disponibles. Otro de los incidentes más habituales es que se produzca destrucción o corrupción de datos, lo que afectó en 2019 al 7% de las empresas españolas.