Tecnologías como RFID y teléfonos móviles robustos calan en el sector sanitario

  • Al día

Sanidad smartphone

Los hospitales ya están adoptando nuevas tecnologías para ahorrar costes y ser más productivos, adoptando modelos de trabajo que se mantendrán después de la pandemia. Por ejemplo, ya están utilizando tecnologías de localización para mejorar el tratamiento de los enfermos durante su estancia y agilizar las altas.

Recomendados: 

Monitorizando la experiencia de usuario en soluciones SaaS y serverless con Dynatrace Webinar

Global 5G: El auge de una tecnología transformadora Leer

Cuando comenzó la pandemia, hospitales de todo el mundo sufrieron saturación, escasez de equipos y constantes cambios debido a las cancelaciones o retrasos voluntarios de tratamientos no urgentes. No obstante, todos estos retos a los que han tenido que hacer frente han servido también para acumular una experiencia y unos conocimientos que transformarán la asistencia sanitaria del futuro, impulsando la adopción de nuevas tecnologías para ahorrar costes y ser más productivos. Zebra Technologies ha identificado las cinco grandes tendencias tecnológicas que transformarán las organizaciones sanitarias en 2021:

--Tecnologías para mejorar el suministro de material médico. Los suministros básicos necesarios para mantener la seguridad de los pacientes y los médicos, como el desinfectante de manos y los equipos de protección individual (EPI), eran difíciles de conseguir en 2020. Por ello, en 2021, los hospitales han empezado a adoptar tecnologías de identificación por radiofrecuencia (RFID) y sistemas de localización en tiempo real (RTLS) para tener mayor control de la cadena de suministro y la gestión de inventarios. Estas soluciones ayudarán además a reducir el desperdicio de material no utilizado y caducado.

--Soluciones para mejorar la atención al paciente y agilizar las altas. Las camas también se convirtieron en un recurso escaso en muchos hospitales en 2020. Este año, están ya utilizando tecnologías de localización para mejorar el tratamiento de los enfermos durante su estancia y agilizar las altas. De este modo, los hospitales pueden controlar con precisión el tiempo que dura cada tratamiento e identificar dónde existen cuellos de botella en el reparto del trabajo. Por ejemplo, se pueden añadir etiquetas RTLS a las sillas de ruedas para que los enfermeros puedan localizarlas rápidamente y acelerar el alta del paciente, y el personal puede utilizar dispositivos móviles para notificar a los empleados de mantenimiento que la habitación está lista para su limpieza.

--Dispositivos móviles para facilitar el trabajo del personal sanitario. El agotamiento del personal médico fue otro de los grandes problemas de 2020. Los dispositivos móviles especialmente diseñados para mejorar la comunicación entre enfermeros y médicos reducen el estrés de los trabajadores y mejoran la atención al paciente. Además, estos dispositivos ayudan a mitigar la fatiga enviando las alertas directamente al cuidador adecuado. El personal de enfermería puede utilizarlos también para introducir las constantes vitales directamente en la historia clínica electrónica del paciente. No es de extrañar que las encuestas muestren que el 97% de las enfermeras y el 98% de los médicos prevén depender de este tipo de tecnología en 2022.

--Dispositivos móviles más robustos. Muchos hospitales se dieron cuenta de que los dispositivos móviles de los profesionales no podían soportar ese nivel de limpieza y desinfección constante porque no estaban construidos con plásticos de la calidad adecuada. En 2021, veremos cómo más hospitales adoptan dispositivos móviles, impresoras y escáneres de mano construidos específicamente con materiales capaces de aguantar diferentes agentes de limpieza.

--Asistencia sanitaria a distancia. Cuando la asistencia sanitaria a distancia se popularizó en 2020, algunos hospitales creron “médicos virtuales” a través de tablets que permitían a los especialistas interactuar con los pacientes por vídeo. Esta solución permitía una atención más rápida ya que los sanitarios podían atender múltiples consultas sin perder tiempo en traslados. En 2021, veremos cómo cada vez más hospitales apostarán por las consultas virtuales.