El 88% de los CEOs tiene previsto mantener o aumentar el gasto en TI

  • Al día

Directivo

Una de las partidas a las que se presta atención es la de las mejoras tecnológicas en el lugar de trabajo, ya que el 47% de los directores generales indican que tienen previsto reducir el gasto en este ámbito. El CEO necesita desarrollar una relación más directa con el líder tecnológico, y el 55% cree que es muy importante o crítico reestructurar sus organizaciones de TI en 2022.

“Tecnología” es la palabra del año para los directores generales en 2022. Así se desprende de la Encuesta Mundial de CEOs 2022 de IDC, que revela las prioridades, las inversiones y los factores clave de éxito de los CEOs en 2022.

El estudio revela que los CEOs tienen prioridades clave en el contexto del mundo digital. La primera es desarrollar un nuevo conjunto de habilidades, ya que las habilidades tradicionales de los directores generales están siendo desplazadas debido a la cambiante dinámica del mercado y a las necesidades internas de la organización. Cuando se les preguntó por las habilidades críticas para el éxito de los directores generales, los “conocimientos digitales” encabezaron la lista general, justo por delante de la perspicacia de la estrategia empresarial y el liderazgo de las personas. Esto refleja el reconocimiento en la cúpula directiva de la tecnología como forma de competir.

Otra prioridad es el gasto en tecnología. En este sentido, el 88% de los directores generales tiene previsto mantener o aumentar el gasto en tecnología. La inversión en nuevas tecnologías se ha disparado para satisfacer la acelerada demanda de capacidades digitales, y los directores generales son optimistas sobre los futuros flujos de ingresos digitales, ya que se prevé que la proporción media de ingresos procedentes de productos, servicios y experiencias digitales aumente 11 puntos porcentuales de 2022 a 2027.

Con las grandes apuestas que se están haciendo en el ámbito digital, se intensificará la atención a los rendimientos financieros, sobre todo porque la inflación enturbia el panorama. Esto está ejerciendo una mayor presión sobre la gestión de costes. Una de las partidas a las que se presta atención es la de las mejoras tecnológicas en el lugar de trabajo, ya que el 47% de los directores generales indicaron que tienen previsto reducir el gasto en este ámbito.

Conjunto de riesgos en constante evolución

Cuando se les preguntó qué riesgos políticos, sociales y económicos esperaban los CEOs que tuvieran el mayor impacto en su negocio en 2022 y en 2024, las amenazas y regulaciones de ciberseguridad encabezaron la lista. Esto no es una sorpresa, dado el aumento de los niveles de amenaza y la frecuencia de los ataques experimentados por las empresas en los últimos dos años. De ahí que, a pesar de la preocupación por los altos niveles de gasto, la encuesta revele que los directores generales no son propensos a reducir los gastos en seguridad.

Un tema adyacente a la ciberseguridad es la soberanía digital. Abordar los nuevos regímenes de intercambio de datos y de cumplimiento normativo también es un riesgo creciente para los CEOs de cara a 2024. Está claro que el equilibrio entre la generación de ingresos y el riesgo vinculado a las inversiones en tecnología es lo más importante para los CEO, y tendrá implicaciones para los proveedores de tecnología.

Por otro lado, los CEOs ven cada vez más la importancia de contar con el liderazgo tecnológico adecuado para tener éxito en un mundo digital. De hecho, el 89% considera “absolutamente crítico” o “muy importante” contar con el líder tecnológico adecuado para impulsar la transformación digital en 2022. El CEO necesita desarrollar una relación más directa con el CIO. Aunque en la actualidad existe una tendencia a que el CIO se centre en la gestión de riesgos para ofrecer resistencia digital, en los próximos dos años los directores generales esperan que los CIO se centren más en los resultados empresariales, la agilidad y la obtención de nuevas fuentes de ingresos.

Además, el 55% de los CEOs cree que es muy importante o crítico reestructurar sus organizaciones de TI en 2022. Las arquitecturas tecnológicas deben evolucionar y pasar de centrarse en la gestión de las TI a crear capacidades tecnológicas con un enfoque más externo, que genere nuevo valor para la empresa.

A medida que los directores generales de las empresas desarrollen nuevos mandatos, nuevas habilidades y nuevos equipos, esto tendrá un efecto correspondiente en sus relaciones con los proveedores de tecnología. Los CEOs necesitarán complementar las habilidades del CIO y del equipo y buscarán orientación, recursos, experiencia en el mundo de lo digital. Esto se convierte en una oportunidad para que los proveedores desempeñen un papel de asesor de confianza, ya que casi 1 de cada 2 directores generales necesita ayuda para crear una estrategia de “digital-first”.