El mercado de smartphones inicia el año con una caída del 11%

  • En cifras

smartphone usuaria seguridad

La incertidumbre debido a la guerra entre Rusia y Ucrania, los continuos confinamientos de China y la amenaza de inflación, sumados a la demanda estacional tradicionalmente baja, redujo las ventas de smartphones, un mercado que Samsung lidera con una cuota del 24%, seguido de Apple y Xiaomi.

Las ventas mundiales de smartphones cayeron un 11% en medio de condiciones económicas desfavorables y una baja demanda estacional en el primer trimestre de 2022. Samsung lideró el mercado con una participación del 24%, frente al 19% en el cuarto trimestre de 2021, ya que el proveedor renovó su cartera de 2022. Apple quedó en segundo lugar, con una cuota de mercado del 18%, gracias a la creciente demanda de su serie iPhone 13. Xiaomi se mantuvo en el tercer lugar con el 13% de las ventas, impulsado por rendimiento estelar de su serie Redmi Note. OPPO (incluyendo OnePlus) y vivo completaron los cinco primeros con sendas participaciones del 10% y del 8%.

"A pesar de la incertidumbre que se avecina en los mercados globales, los principales proveedores aceleraron su crecimiento al ampliar sus carteras de dispositivos de cara a 2022", señala el analista de Canalys, Sanyam Chaurasia. "Si bien la serie iPhone 13 continúa capturando la demanda de los consumidores, el nuevo iPhone SE lanzado en marzo se está convirtiendo en un importante gancho de ventas en el segmento de gama media para Apple. Al mismo tiempo, Samsung aumentó la producción de su popular serie A para competir agresivamente en el segmento de gama media a baja, al tiempo que actualizaba su cartera de 2022, incluida su serie insignia Galaxy S22. Si bien los proveedores chinos todavía están sufriendo restricciones de suministro, su expansión global se ve obstaculizada por una desaceleración en su mercado nacional".

Los proveedores se enfrentaron a una gran incertidumbre debido a la guerra entre Rusia y Ucrania, los continuos confinamientos de China y la amenaza de inflación. Todo esto se sumó a la demanda estacional tradicionalmente baja. Los proveedores deben equiparse para responder rápidamente a las oportunidades y riesgos emergentes mientras se mantienen enfocados en sus planes estratégicos a largo plazo. La buena noticia es que la escasez de componentes podría mejorar antes de lo esperado, lo que sin duda ayudará a aliviar las presiones de costes, apunta Canalys.