Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los socios locales son clave para el éxito empresarial del 5G

  • Opinión

Alessandro Misiti ok_imagen

Ahora que Europa recupera las pulsaciones tras la larga y dramática inactividad provocada por la COVID-19, los líderes políticos y empresariales se enfrentan a multitud de desafíos y oportunidades para el nuevo arranque de la economía. El tiempo es un factor crítico para evitar daños graves y duraderos en las economías frágiles.

El fondo de recuperación de la Unión Europea representa una ocasión única, quizá irrepetible, para comenzar una nueva revolución industrial, la revolución digital en la que las redes se conviertan en los cimientos para el florecimiento de nuevos sectores, la creación de nuevos proyectos empresariales, la transformación de las industrias existentes, las mejoras en la productividad y el aumento de la colaboración entre los gobiernos, las empresas y los consumidores. Se trata de una oportunidad enorme, de gran alcance y transformadora.

El 5G son los cimientos, no la solución empresarial integral

Como ya he mencionado, las redes son los cimientos, pero las redes 5G por sí solas no tienen utilidad ni significado. Es cierto que proporcionan avances tecnológicos en comparación con el 4G y sus predecesores, en cuanto a mayor velocidad y menor latencia, pero la tecnología 5G no aporta por sí sola ninguna ventaja transformadora a las empresas y a la sociedad, salvo que se combine con un ecosistema de socios; un ecosistema que aporte una solución empresarial integral con efectos prácticos y tangibles sobre las operaciones empresariales, los beneficios y la calidad de vida de los consumidores.

Desde su entrada en el mercado europeo hace 20 años, Huawei ha comprendido que, para la innovación y el éxito empresarial, «la unión hace la fuerza». En un concierto pueden actuar los músicos y cantantes de mayor talento y éxito, pero si no tocan sus instrumentos o no cantan en el tono correcto el resultado será de todo menos un hermoso y agradable concierto.

Los ecosistemas locales son la clave para aprovechar la potencia empresarial del 5G en Europa

Desde los primeros ensayos del 5G en Europa en 2018, Huawei ya comprendió la importancia del ecosistema para desplegar toda la potencia empresarial del 5G. Con esa idea, Huawei se ha estado asociando con distintas empresas tecnológicas (desde start-ups que daban sus primeros pasos hasta actores ya consolidados) para mostrar las ventajas empresariales del 5G.

El ecosistema se extiende por multitud de aplicaciones y sectores. Una empresa de drones capaz de realizar labores de seguridad y vigilancia, inspecciones de líneas eléctricas o emisiones aéreas; un fabricante de cascos inteligentes equipados con realidad aumentada; proveedores de software de ingeniería sobre el terreno con funciones de asistencia remota; proveedores de software de monitorización de pacientes que permiten visitas y consultas remotas; proveedores de software para la exploración por TAC con posibilidad de compartir los resultados entre médicos ubicados en distintos hospitales y de forma remota; vehículos autónomos capaces de realizar operaciones de logística en almacén y mantenimiento preventivo en entornos exigentes y peligrosos como refinerías de petróleo... Sin olvidarnos de los proveedores de realidad aumentada y realidad virtual que desarrollan soluciones innovadoras de entretenimiento para los deportes o la música. Son solo algunos ejemplos destinados a multiplicarse conforme se amplía la cobertura del 5G y sus ventajas resulten tangibles. 

Estos socios locales europeos (en especial, las empresas emergentes más pequeñas) suelen considerar a la potente marca Huawei (la 6.ª empresa más innovadora de 2020, según Boston Consulting Group) como su trampolín para un rápido acceso al mercado y para asegurarse el reconocimiento por parte de la industria. Huawei presentó a muchos de estos socios a las grandes operadoras de telecomunicaciones, empresas de fabricación, compañías de energía y organizaciones sanitarias de toda Europa. Sin Huawei, muchos de estos socios no habrían tenido la oportunidad de establecer una rápida relación con los encargados de la toma de decisiones de nivel C de estas grandes corporaciones.

Del mismo modo, sin estos socios, Huawei no habría sido capaz de ofrecer soluciones empresariales integrales a sus clientes empresariales, con un coste total de propiedad claro y ventajas empresariales cuantificables.

Relación estrecha

El enfoque que han adoptado Huawei y sus socios locales a la hora de proponer aplicaciones prácticas del 5G se basa en tres pasos sencillos:

1. Comprender los puntos débiles del negocio del cliente; por ejemplo, una planta de fabricación sufre X días de tiempo de inactividad al año como consecuencia de averías impredecibles en los equipos.

3. Explicar por qué es imprescindible optar por el 5G en lugar de otras tecnologías como el 4G o el Wi-Fi; por ejemplo, para permitir enormes transferencias de datos a una velocidad extrema y con mínima latencia, aspectos esenciales a la hora de implantar un sistema de mantenimiento preventivo sólido.

3. Cuantificar las ventajas empresariales en la vida real, con pruebas de concepto (POC) comerciales. Por ejemplo, medir hasta qué punto la tecnología ha reducido los tiempos de inactividad de los equipos (minutos, horas) y qué significa eso en términos de reducción de costes/mejoras de productividad.

Este enfoque es clave para que los proyectos pasen de las POC a las aplicaciones comerciales. Es, además, una muestra de las ventajas del 5G a gran escala, que contribuyen a la transformación de la industria.

En pro de la cadena de valor

Huawei comprende la importancia de la cadena de valor de los socios a la hora de ofrecer soluciones empresariales sustentadas por el 5G. Una cadena de valor que, además de los equipos 5G, requiere socios para aplicaciones (como proveedores de realidad aumentada/realidad virtual), socios para dispositivos (como vehículos autónomos, equipos médicos, proveedores de cascos inteligentes, etc.), socios para la computación edge y en la nube, así como integradores de sistemas.

Es obvio que la innovación nunca es un éxito solista: requiere de colaboraciones estrechas, alianzas fiables y multitud de actores. Las divisiones que generan las guerras comerciales y la atmósfera antiglobalización frenan el espíritu de colaboración empresarial, tan vital para Europa en estos tiempos difíciles.

Estoy absolutamente convencido de que la innovación impulsada por las empresas es la clave para conseguir la tan necesaria y esperada transformación digital, que garantice la recuperación de la actividad empresarial en Europa. Huawei, con su sólido historial de inversiones en I+D, y su ecosistema de socios europeos, integrado por multitud de ambiciosas start-ups a la vanguardia en la innovación, pueden realizar aportaciones trascendentales a lo que yo llamo el «Renacimiento digital de Europa».

Alessandro Misiti, Consultor Principal Senior para Europa Occidental en Huawei