En año de pandemia, dos meses de Black Friday

  • Opinión

arnau

El Black Friday comenzó en los EE. UU. como una forma de canalizar el tiempo libre de las fiestas de Acción de Gracias en un día de compras de regalos sin sentido. Más tarde se extendió a nivel mundial como un bombardeo promocional de las tiendas para iniciar la temporada de compras navideñas.

A principios de septiembre de este año, muchos retailers en distintas partes del mundo anunciaron que sus ofertas del Black Friday se extenderían durante casi dos meses, seguramente por ser un año tan peculiar teñido por la pandemia mundial y donde las ventas bajaron drásticamente, por motivos obvios, en el comercio tradicional y aumentaron notablemente en el mundo online.

No obstante, a pesar de este hecho insólito, el Black Friday “real” ha sido el centro de esta temporada de compras, y nosotros ayudamos a nuestros clientes a prepararse. También analizamos muy de cerca la actividad online durante los días de promoción para monitorizar las tendencias de nuestros retailers en todo el mundo. Lo primero que vimos es que las visitas a los sitios web de los retailers aumentaron más de un 27% interanual en el Black Friday, y las visitas por hora pico también crecieron más de un 28% interanual.

Además, analizamos distintos puntos y vimos las diferencias entre el año pasado y este 2020. En primer lugar, descubrimos que las compras a través del móvil pasaron del 64% al 70% mientras que la compra desde el ordenador disminuyó del 32% al 25%. En cuanto a las tasas de rebote en dispositivos móviles frente a ordenadores personales aumentaron del 35% al ​​36%, mientras que en el caso contrario disminuyó del 29% al 25%.

Sin embargo, la conversión aumentó en ambos dispositivos, pasando de un 1,99% al 2,41% en dispositivos móviles y de un 4.07% a 4.78% en equipos de escritorio, probablemente influida porque este año los consumidores están visitando menos las tiendas tradicionales debido a la pandemia.

A pesar de que las compras móviles han ido en aumento durante años, las compras online siguen siendo un híbrido entre dispositivos móviles y ordenadores. Los datos nos muestran que el móvil es una experiencia cada vez más crítica para optimizar. Dado que el 70% del tráfico se dirige a dispositivos móviles, garantizar que los usuarios tengan una experiencia impecable es de suma importancia. Un comprador recibirá un correo electrónico, una notificación de la aplicación o un mensaje de texto promocionando una oferta y debe poder redirigirlo inmediatamente a la tienda digital. El hecho de que los ordenadores generen más conversiones subraya que, si bien los dispositivos móviles son fundamentales para producir conciencia, las complejidades de convertir compras en pedidos siguen siendo un desafío en la pequeña pantalla del móvil.

Francisco Arnau, responsable de Akamai en España y Portugal