Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

OCU pide que los dispositivos domésticos sean ciberseguros por ley

  • Seguridad

Internet de las Cosas

Según la organización, la clave de un hogar seguro está en configurar bien las opciones de seguridad y utilizar contraseñas fuertes. Recomienda ser especialmente precavidos con dispositivos como routers, impresoras, tablets, alarmas y cerraduras inteligentes o juguetes conectados.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte que entrar ilegalmente en una casa o en dispositivos privados valiéndose de la conexión online del mismo hogar o de algunos dispositivos es más fácil de lo que pueda parecer, especialmente en las casas más digitalizadas. Ante esta situación, OCU lleva años trabajando para que se promulgue una legislación que obligue a que los productos sean ciberseguros, ya que cree la seguridad y la privacidad de los consumidores deberían estar protegidas por ley.

Con motivo de la celebración del Mes Europeo de la Ciberseguridad, OCU ofrece una serie de consejos básicos para mantener la ciberseguridad en el hogar, como:

--Utilizar contraseñas seguras, evitando usar datos personales para crearlas. Las contraseñas deben ser largas y complejas, y no se debe usar la misma en todas las cuentas y dispositivos.

--Extremar el cuidado en las redes sociales. Se debe ser precavido y prudente con lo que se comparte, sin dar demasiados detalles sobre hábitos personales o salidas fuera del hogar. Asegurar que la privacidad está bien configurada en las cuentas sociales.

--Cuidado con pagos y transacciones bancarias. Usar solo páginas seguras, y no guardar el PIN y las contraseñas. Evitar picar en la trampa del phishing: los banco u otros organismos como la Agencia Tributaria no se dirigen a los clientes o usuarios por correo para solicitar sus datos.

Además, según OCU, hay algunos dispositivos con los que conviene ser especialmente cuidadosos, como los routers, que deben estar protegidos por una contraseña establecida por su propietario, cambiando el nombre de la red wifi y la contraseña por defecto; impresoras, muchas de las cuales crean, al encenderse, una red wifi abierta a la que puede conectarse cualquiera, por lo que se debe configurar la red wifi; tablets, que no se deben dejar desatendidas en un lugar público; termostatos, alarmas o cerraduras inteligentes, que suelen estar bien protegidos, sin embargo, con un robo de credenciales se puede localizar en un mapa, y saber si están o no encendidos; y juguetes conectados, incluyendo smartwatches para niños, cámaras y dispositivos similares, que no deberían ser peligrosos, pero en la práctica es muy fácil para un desaprensivo usarlos para sus fines.

En general, para la OCU, la clave de un hogar seguro está en configurar bien las opciones de seguridad y utilizar contraseñas fuertes.