Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Tipos de ransomware y cómo protegerse de ellos

  • Seguridad

seguridad ransomware

CryptoJocker, Jigsaw, Koolova y nRansom fueron algunos de los ejemplares pioneros, de los que Stormshield advierte sobre la posible existencia de variantes. Aplicar unos sencillos consejos de seguridad TI e implementar una solución de protección de alto nivel, son los mejores aliados para luchar contra el ransomware.

El ransomware continúa siendo la mayor ciberamenaza para las empresas, y, aunque en desaceleración, seguirá siendo protagonista por motivaciones financieras, antes que otro tipo de amenazas.

Ransomware como Wannacry y NotPetya, máximos exponentes durante este 2018, son solo algunos de los ejemplos más conocidos, pero ¿cuáles fueron sus orígenes?  Stormshield hace un repaso de los más sorprendentes tipos de ransomware de los últimos años, y advierte de la posible existencia de variantes, simplemente porque los ciberdelicuentes siguen apelando a la confianza de los usuarios y creando nuevas historias para difundir su malware.

CryptoJocker. Se convirtió en el primer ransomware criptográfico en ofrecer a sus víctimas la posibilidad de negociar la cuantía del rescate. Aunque fue descubierto en enero de 2016, marcó el comienzo de una era mucho más creativa.

Jigsaw. Con el muñeco Billy como maestro de ceremonias, este tipo de ransomware juega con la presión mental, eliminando cada hora algunos archivos cifrados.

CryptMix. Sus creadores, "The Charity Team”, prometían donar el dinero del rescate a una organización benéfica para niños. No obstante, advertían que, de no producirse el pago en un plazo de 24 horas, la cuantía se incrementaría.

PopCorne Time. Descubierto en diciembre de 2016 por los investigadores MalwareHunterTeam, es un tipo de malware cuyo rescate sigue el sistema piramidal, en el que las víctimas pueden pagar o intentar infectar a varios de sus conocidos y esperar a que al menos dos de ellos, paguen el rescate para recuperar sus archivos.

Koolova. A principios de 2017, este programa de rescate ofrecía como opción a quienes se infectaban con él, recuperar sus archivos de manera gratuita con la condición de leer dos artículos sobre ciberseguridad.

Spora. Este ransomware inició una etapa de creación de malware con técnicas de marketing. Sus creadores ofrecían a las víctimas diferentes niveles de descifrado y de precios; ya sea para desencriptar un único archivo, desinstalar el virus, no reinfectar el sistema, o adquirir una restauración completa de los archivos.

RensenWare. Creado por un estudiante coreano, este malware no exigía dinero para desbloquear los archivos, tan sólo que la víctima alcanzase la máxima puntuación en un juego a nivel de experto.

nRansom. No reclamaba dinero; exigía a la víctima el envío de al menos diez fotos de ellos mismos desnudos. Un análisis posterior de este virus demostró que se trataba de malware inofensivo y que en realidad no encriptaba los datos.

Para mantenerse protegido de esta amenaza, el usuario puede seguir unos sencillos consejos, incluida la instalación periódica de actualizaciones, la formación interna sobre el uso de archivos sospechosos y las copias de seguridad periódicas en la nube, mientras que, a nivel tecnológico, implementar una solución de protección de alto nivel frente a estas amenazas modernas puede ser un gran aliado. Un ejemplo es Stormshield Endpoint Security (SES), capaz de salvaguardar de forma efectiva el puesto de trabajo frente a cualquier tipo de variantes, y Breach Fighter, un portal a través del cual es posible analizar cualquier archivo sospechoso.

TAGS Ransomware