Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El 94% de las memorias USB empresariales no disponen de cifrado por hardware

  • Seguridad

USB portatil seguridad

El 71,3% de los empleados ha perdido al menos una vez un USB con documentos de trabajo desprotegidos. El cifrado de datos por hardware en los USB es una herramienta muy poderosa, ya que sirve para afianzar la seguridad de la información y el cumplimiento del Reglamento General de Protección de Datos.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

Mañana se cumple el primer aniversario desde la implantación del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), una normativa que pone en relieve la necesidad de que los datos que manejan las empresas estén cifrados. En este sentido Kingston desvela los resultados de un estudio que demuestra que los dispositivos USB son uno de los eslabones más débiles a la hora de garantizar la seguridad de los datos.

El estudio señala que el 71,3% de los empleados ha perdido al menos una vez un USB con documentos de trabajo desprotegidos. Esta cifra algo mayor que la registrada por otro estudio de Kingston meses antes de la implantación definitiva del RGPD, que señalaba que el 68,3% de las empresas habían perdido uno de estos dispositivos con información desprotegida, lo que indica que, a pesar de la nueva normativa, las empresas aún no están cuidando este aspecto.

“Hace un año la llegada del RGPD obligaba a las empresas a redoblar sus esfuerzos para combatir la filtración o robo de datos. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos todavía queda mucho trabajo por hacer, comenzando por el cifrado de datos de dispositivos de almacenamiento tan comúnmente utilizados como los USB”, indica Pedro González, desarrollador de negocio de Kingston en España.

Aunque el artículo 32 del RGPD obliga a las empresas a cifrar los datos, el 94% de las memorias USB utilizadas no cuentan con cifrado por hardware, facilitando así el robo de información en caso de que uno de estos dispositivos se pierda o sea sustraído. En este sentido, desde Kinston apuntan que el cifrado de datos por hardware en los USB es una herramienta muy poderosa, ya que sirve para afianzar la seguridad de la información y el cumplimiento del reglamento.

“Contrariamente a lo que pueda parecer, el cifrado de datos por hardware es una solución muy sencilla de implementar. Los usuarios únicamente tienen que teclear una contraseña cuando insertan la unidad en el ordenador, por lo que no requiere de conocimientos técnicos previos ni específicos. Sin duda estamos ante una solución perfecta para que las organizaciones puedan resolver uno de los requisitos más importantes del RGPD”, señala Pedro González.