Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Uno de cada cuatro PCs que utilicen Windows 7 sufrirá ciberataques

  • Seguridad

foto_Microsoft Windows 7

El fin del soporte de la plataforma a partir del 14 de enero pone en riesgo a millones de equipos empresariales. Educar a los empleados en las mejores prácticas de seguridad, identificar dónde se encuentran los datos clave y asegurarse de estar lo más actualizados mientras sea posible, son algunos consejos para ayudar a superar el desafío.

Windows 7 llegará al final de su ciclo de vida útil el próximo 14 de enero y, en consecuencia, los ordenadores que sigan funcionando cuando el sistema operativo deje de funcionar correctamente correrán un riesgo mayor de recibir un ataque de ransomware. Concretamente, Veritas Technologies afirma que el 26% de los PCs que sigan funcionando con Windows 7 después de que termine el soporte, sin haber instalado una versión superior de este sistema operativo, sufrirán una mayor tasa de ciberataques a partir de la próxima semana.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Un ejemplo de las vulnerabilidades a las que se exponen los equipos que ejecutan software no soportado por el fabricante es el ataque WannaCry ocurrido en 2017. La Europol estimó que unos 200.000 dispositivos en 150 países, que ejecutaban software antiguo se infectaron por WannaCry. Además de los 130.000 dólares pagados en rescates, el impacto en los negocios alcanzó los miles de millones de dólares debido a la pérdida de productividad, la pérdida de datos y el hardware infectado.

Veritas aconseja a las empresas que utilizan Windows7 que se preparen debidamente para evitar el impacto que el ransomware podría tener en sus organizaciones, y ofrece cinco consejos para ayudar a superar el desafío:

--Educar a los empleados: El mayor riesgo para los datos es que los empleados los guarden en lugares desprotegidos.  Asegúrate de que los usuarios siguen las mejores prácticas sobre dónde guardar la información para que quede a buen recaudo y considera la posibilidad de ejecutar revisiones periódicas.  Guardar datos valiosos en servidores centralizados, centros de datos o en la nube ayuda a reducir el riesgo.

--Evaluar el riesgo mediante la comprensión de tus datos: Para las empresas, las soluciones de análisis pueden ayudar a identificar dónde se encuentran los datos clave y garantizar que cumplen con las políticas de la empresa y las regulaciones de la industria.  Esto es fundamental no solo para identificar la información, sino también para priorizar el proceso de recuperación.

--Tener en cuenta las actualizaciones frecuentes del software: En el caso de sistemas operativos obsoletos, la solución más sensata es simplemente actualizar en el ordenador un sistema operativo más moderno que cuente con un soporte continuo en el tiempo.

--Ejecutar los parches de mejora: Según el Instituto Ponemon, el 60% de los encuestados que experimentaron filtraciones de datos contaban con parches a su disposición que, sin embargo, no llegaron a instalar a tiempo. Las empresas deben asegurarse de estar lo más actualizadas posible mientras sea posible.

--Asegurarse de contar con una copia de seguridad reciente y fiable de los datos: Veritas aconseja seguir la "regla 3-2-1", en la que los propietarios de los datos tienen al menos tres copias de sus datos, dos de las cuales se encuentran en diferentes medios de almacenamiento y una se encuentra en un medio aislado y externo. Con una solución de copia de seguridad aislada, las empresas tienen una opción mucho más segura y fiable de restaurar sus datos siempre que lo necesiten.