En 2021 se producirá un incremento agresivo de la ciberdelincuencia

  • Seguridad

ciberdelincuente

Con el ransomware como principal amenaza, los ataques de los ciberdelincuentes se centrarán en la filtración de datos, superando al cifrado como táctica de preferencia. Se prevé que el ransomware buscará nuevas víctimas y estará más automatizado, y que la frecuencia de los ataques contra teletrabajadores aumentará.

Recomendados: 

Arquitecturas de Seguridad, ¿qué ventajas ofrecen? Webinar

2021, ¿el año de la ciberdefensa? Webinar

Ciberseguridad orientada al futuro Leer

Visto que los retos en cuanto a seguridad y protección han aumentado debido a la adopción del teletrabajo durante la pandemia de COVID-19, Acronis avisa que en 2021 asistiremos a un incremento agresivo de la actividad de ciberdelincuencia. La compañía ha publicado su Informe de Acronis sobre ciberamenazas de 2020, que revela que el ransomware sigue siendo la principal amenaza, con Maze representando casi la mitad de todos los casos conocidos en 2020.

El Informe destaca una tendencia creciente de ciberdelincuentes que intentan maximizar sus ganancias financieras. No contentos con pedir un rescate por descifrar los datos infectados, ahora roban información confidencial, y en ocasiones comprometedora, antes de descifrarlos, y después amenazan con publicar los archivos robados si la víctima no paga. Acronis informa de fugas de datos en más de mil empresas tras un ataque de ransomware en 2020, una tendencia que previsiblemente se acelerará el año próximo, superando al cifrado como táctica de preferencia entre los ciberdelincuentes.

El ransomware también buscará nuevas víctimas y estará más automatizado. En lugar de dirigirse a una amplia red, los ataques de ransomware se centrarán en objetivos que ofrezcan un mayor rendimiento a sus esfuerzos. Acceder a una red para robar datos de varias empresas es más rentable que atacar organizaciones individuales. Por lo tanto, aunque las pequeñas empresas seguirán recibiendo ataques, los entornos de la nube y las organizaciones como los proveedores de servicios serán objetivos más valiosos, ya que sus sistemas pueden proporcionar acceso a los datos de múltiples clientes.

El Informe señala asimismo que los ataques contra teletrabajadores aumentarán. Mientras a nivel mundial el 31 % de las empresas han denunciado ciberataques diarios en 2020, se prevé que la frecuencia de los ataques contra teletrabajadores aumente en 2021, ya que las defensas para los sistemas fuera de la red corporativa se pueden comprometer más fácilmente, lo que ofrece a los atacantes acceso a los datos de la empresa.

Por otra parte, las soluciones antimalware tradicionales no pueden bloquear el nuevo malware. Esto se debe a que no se adaptan al aumento del nivel de sofisticación y la frecuencia de las nuevas amenazas. Los atacantes seguirán utilizando la automatización, por lo que el número de muestras de malware continuará incrementándose. Las empresas deben encontrar nuevos métodos de protección que sean ágiles y estén diseñados para adelantarse a las nuevas amenazas. Las soluciones independientes de seguridad y copia de seguridad ya no bastan.

"En lo que se refiere a soluciones y estrategias existentes, las tendencias actuales de ciberataques muestran que la ciberseguridad tradicional fracasa, normalmente debido al empleo de tecnologías ineficaces y errores humanos, siendo ambos factores que pueden evitarse", apunta Candid Wüest, vicepresidente de Investigación de ciberprotección en Acronis y coautor del informe. "Igual que los ataques de los ciberdelincuentes evolucionan, las empresas deben avanzar en su protección y seguridad. Las soluciones de ciberprotección globales ofrecen una integración y automatización que eliminan la complejidad, optimizan el rendimiento y simplifican la recuperación cuando se produce el inevitable ataque".