A 8 de cada 10 organizaciones les preocupa sufrir ciberataques patrocinados por países

  • Seguridad

Seguridad, ataque, hacker

Se prevé que, en cinco años, la amenaza de los actores estatales se vea superada solo por la del crimen organizado. El 68% de los ejecutivos siente que sus organizaciones están muy o completamente preparadas para enfrentarse a un ciberataque. El reciente ataque de SolarWinds puede obligar a más organizaciones a pensar cómo mitigar el riesgo.

Recomendados: 

Arquitecturas de Seguridad, ¿qué ventajas ofrecen? Webinar

2021, ¿el año de la ciberdefensa? Webinar

Ciberseguridad orientada al futuro Leer

Un estudio conducido por Economist Intelligence Unit (EIU) y el Cybersecurity Tech Accord revela que la mayoría de las empresas reportan intranquilidad reconociendo los ciberataques patrocinados y liderados por países como una gran amenaza. Les preocupan las catastróficas consecuencias financieras y posibles daños a su reputación y piden de sobremanera, mayor cooperación política internacional para mitigar estas amenazas.

La encuesta se realizó entre noviembre y diciembre de 2020, antes de que saliera a la luz el ciberataque contra la empresa de software SolarWinds. Ese ataque fue un momento de reconocimiento para muchas organizaciones sobre los desafíos que plantean los ciberataques liderados y patrocinados por países, los cuales se han visto acelerados por las consecuencias del COVID-19. De hecho, casi 8 de cada 10 encuestados dicen que la pandemia ha aumentado la probabilidad de un ciberataque liderado o patrocinado por países en su propia organización.

Los líderes del sector privado anticipan que las amenazas cibernéticas por parte de los actores estatales aumenten en los próximos años y desean que sus gobiernos tomen medidas para implementar soluciones políticas efectivas a nivel doméstico e internacional. Los encuestados anticipan que, en cinco años, la amenaza de los actores estatales se vea superada solo por la del crimen organizado. Este sería un acontecimiento grave, dado que los estados tienen recursos importantes, herramientas y tecnologías avanzadas, que luego pueden ser reutilizadas por otros atacantes.

El 68% de los ejecutivos siente que sus organizaciones están “muy” o “completamente” preparadas para enfrentarse a un ciberataque. La mayoría de las organizaciones no tienen experiencia tangible en el manejo de tales amenazas porque rara vez son los principales objetivos de estos ataques. El reciente ataque de SolarWinds puede obligar a más organizaciones a pensar cómo mitigar el riesgo.

6 de cada 10 ejecutivos dicen que su país solo ofrece un nivel medio o bajo de protección y que una cooperación económica y política internacional más sólida es esencial para abordar los desafíos y cultivar un entorno en línea más seguro y estable.