Cuatro de cada 10 empresas consideran insuficientes sus recursos contra el fraude

  • Seguridad

SAS estudio fraude

Existen importantes lagunas en la capacidad de muchas empresas a la hora de identificar y responder a las amenazas. El 25% de los responsables de fraude destaca que la inversión en dispositivos inteligentes, verificación de correo electrónico, IA, aprendizaje automático y mayor automatización es crucial para gestionar y detener ataques fraudulentos.

Recomendados: 

Los desastres ocurren... ¿tienes un plan de continuidad de negocio? Webinar

Securizando el acceso a organizaciones en cualquier lugar Webinar

A los importantes retos sociales, personales y económicos derivados de la pandemia, hay que sumar un aumento de las alertas y frecuencia de los ataques, así como un incremento en las tasas de fraude residual. El Informe de Fraude EMEA de Experian señala que una de cada tres empresas asegura que el volumen de fraude al que se enfrentan ha aumentado más rápido que el número de empleados. Los datos apuntan a un aumento específico en los fraudes de sim-swapping, phishing y robo de cuentas.

Más de la mitad (51%) de las empresas en Europa, Oriente Medio y África (EMEA) afirman que no son capaces de hacer frente a las nuevas amenazas de fraude, y el 38% no cree que pueda afrontar con éxito el fraude en todos sus canales. Además, el 42% cree que sus recursos para la prevención del fraude son insuficientes actualmente. Sin embargo, casi nueve de cada diez (89%) considera que la gestión del fraude es una prioridad dentro de su empresa, lo que pone de manifiesto una preocupación real dentro de las empresas por abordar de forma rápida y efectiva las problemáticas relacionadas con el fraude.

Un 49% de los responsables en la gestión del fraude y el riesgo en las empresas considera imprescindible garantizar un enfoque equilibrado en su estrategia de prevención, y solo uno de cada cinco considera crucial la inversión en inteligencia de dispositivos, verificación de correo electrónico, IA, aprendizaje automático o en una mayor automatización, de cara a gestionar y detener de forma efectiva los ataques fraudulentos.

 Como dato positivo, del informe se extrae que los departamentos responsables de esta área tienen como aspiraciones clave para combatir el fraude, por un lado, la mejora de la prevención (en el 62% de los casos) y, por otro, la integración del aprendizaje automático en la optimización de modelos (en el 48% de los casos). También hay una clara determinación de aumentar los conocimientos y el perfil de la actividad en prevención del fraude en el 47,8% de las empresas encuestadas. La preocupación en torno al trabajo aislado de los diferentes departamentos también es evidente. En este sentido, más de uno de cada cuatro equipos (28%) desea aumentar las interacciones con otros departamentos, incluidos los de TI, compliance y marketing.