Los fraudes informáticos representan el 89,6% de los ciberdelitos en España

  • Seguridad

Policia

Los 288.000 hechos relacionados con las tecnologías de la información y las comunicaciones denunciados en 2020 representaron el 16,3% del total de los delitos. También se reportaron 861 incidentes de ciberseguridad en infraestructuras críticas, un 5,2% más respecto al año anterior.

Recomendados: 

El papel de la ciberinteligencia en la seguridad empresarial Webinar

Microsegmentación, clave para seguridad empresarial Leer

La hoja de ruta de DevOps en materia de seguridad Leer

La ciberdelincuencia es un fenómeno en crecimiento y que aumenta progresivamente su peso proporcional dentro del conjunto de la criminalidad. De acuerdo con el VIII Informe sobre Cibercriminalidad, elaborado por la Dirección General de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado registraron en 2020 un total de 287.963 hechos presuntamente delictivos relacionados con las tecnologías de la información y las comunicaciones, que representaron el 16,3% del total de los delitos, lo que supone un incremento del 31,9% con respecto al 2019.

Del total de ciberdelitos conocidos, el 89,6% (257.907) fueron fraudes informáticos. A mucha distancia le siguieron las amenazas y coacciones cometidas a través de Internet, que representan un 4,9% (14.066 casos). El informe señala que el perfil del ciberdelincuente es un hombre (73,3% de los detenidos o investigados), de entre 26 y 40 años y de nacionalidad española, presuntamente implicado en la comisión de fraudes informáticos, amenazas y coacciones y delitos sexuales.

Desde el punto de vista geográfico, la distribución de la ciberdelincuencia sitúa a Cataluña, Madrid, Andalucía y Comunitat Valenciana entre las comunidades autónomas que concentran más infracciones penales.

Por otra parte, a lo largo del año, se reportaron también 861 incidentes de ciberseguridad en infraestructuras críticas, un 5,2% más respecto al año anterior, de acuerdo con la información registrada por la Oficina de Coordinación de Ciberseguridad (OCC) y por el Instituto Nacional de Ciberseguridad de España (INCIBE). Por ámbitos, el mayor número de incidentes afectó a los sectores tributario y financiero (52,5%), seguido del transporte (24,08%) y la energía (14,05%).