Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Para 4 de cada 10 españoles la marca es decisiva al comprar tecnología

  • Al día

Electronica de consumo

A pesar de que la marca es un elemento diferencial para los usuarios, muchos no saben diferenciar una copia de un producto original, debido principalmente a que las imitaciones son cada vez más fieles al original. Es fundamental que las compañías trabajen en incorporar medidas de seguridad que ayuden a diferenciar un producto original.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

El 8 de junio se celebra el Día Internacional contra la Falsificación, un fenómeno que afecta en gran medida al sector tecnológico. De hecho, según datos de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), la falsificación en España costó al sector tecnológico 386 millones de euros en 2018. Pues bien, un reciente estudio de Kingston ha revelado que para el 40% de los españoles la marca del dispositivo juega un papel fundamental en el momento de compra.

A pesar de que la marca es un elemento diferencial para los usuarios, muchos no saben diferenciar una copia de un producto original, debido principalmente a que las imitaciones son cada vez más fieles al original. “Por lo general, los usuarios estamos rodeados de productos tecnológicos de todo tipo y de distintas marcas, que les aportan un sello de calidad contrastada. Sin embargo, a la hora de adquirirlos, es muy importante saber identificar las características clave que nos ayudan evitar comprar aquellos que en realidad son una falsificación de un producto original”, señala Pedro González, desarrollador de negocio de Kingston en España.

La lucha contra las falsificaciones es muy importante, no sólo para proteger el prestigio de una marca, sino para garantizar la calidad de los productos de los usuarios. Por tanto, es fundamental que desde las compañías trabajen en incorporar medidas de seguridad que ayuden a los consumidores a saber diferenciar un producto original de uno falso de una forma simple y rápida. Eso es lo que ha hecho Kingston, al dotar a sus productos de tecnologías de reconocimiento que permiten al usuario saber que el producto que tienen en sus manos es original y no una falsificación.

Por una parte, cuenta con la tecnología Phantom, unas etiquetas incorporadas en la gama de productos SSD. Al inclinar la etiqueta alejando la parte superior de la vista, el área con los efectos especiales revelará la letra “K” o Kingston Head. Por otra parte, en el caso de los pendrivse, la compañía utiliza etiquetas que incorporan la tecnología de cambio de colores. De esta forma, si los productos que van a comprar no incorporan estas pegatinas, o si no se producen los efectos buscados, los usuarios saben que no son verdaderos.