El 92% de las organizaciones ya tiene una estrategia multicloud

  • Cloud

cloud provider

Este 2023 las inversiones en soluciones cloud aumentarán un 20,7%, llegando casi a los 600.000 millones de dólares. Implementar una estrategia multicloud es el primer paso no sólo para mitigar la dependencia excesiva de un único proveedor, sino que permite a las empresas seleccionar los mejores servicios en la nube para fortalecer su transformación digital.

  Recomendados....

» ¿Qué tendencias tecnológicas marcarán este año 2023? Ver
» Customer Data Platform: datos unificados y experiencia mejorada Leer
» Formas prácticas de optimizar costes IT en el gasto cloud Guía
» Sistemas de comunicaciones unificadas para el éxito Informe

Con el inicio del nuevo año muchas empresas se encuentran inmersas en la implementación de nuevos planes de digitalización, entre los que se incluye el establecer una estrategia cloud. La tendencia es apostar por la diversificación, ya que se necesitan soluciones que garanticen agilidad y un espacio a prueba de fallos, haciendo que una estrategia multicloud se convierta en esencial para las organizaciones en este 2023.

Así lo demuestran los datos, y es que, según un estudio realizado por Gartner, la inversión total en la nube pública prevista para este 2023, a nivel global, se acercará a los 600.000 millones de dólares, lo que supone un crecimiento del 20,7% respecto al 2022. Además, de acuerdo a datos de Flexera, aproximadamente el 92% de las empresas ya tiene una estrategia multicloud, es decir, cuenta con diferentes proveedores cloud; mientras que el 80% cuenta con una estrategia de nube híbrida, combinando nube pública y privada pero con un mismo proveedor. Ante este contexto, DE-CIX recopila tres razones para desarrollar una estrategia multicloud:

Protección sin interrupciones

Las organizaciones confían cada vez más en que las herramientas y los procesos implementados en la nube son una protección sólida para su información. Por ello están trasladando sus datos y procesos de trabajo críticos a este espacio, protegiéndose frente a posibles interrupciones del servicio, ya que con la nube el acceso ininterrumpido está garantizado.

Sin embargo, a pesar de las ventajas de la infraestructura en nube, tener un sólo proveedor de servicios en la nube también puede representar un riesgo. Una interrupción del servicio o un ciberataque en esa nube concreta podría tener consecuencias masivas en la capacidad de una empresa para, por ejemplo, acceder a datos críticos, comunicarse con clientes o partners, o hacer funcionar sus instalaciones de producción y logística.

No depender de un único proveedor

El que una empresa cuente con un único proveedor de servicios en la nube puede provocar que otros departamentos de la misma utilicen, de manera no oficial y sin autorización, servicios de terceros a través de la internet pública. Con esto se corre el riesgo de no controlar los datos y no saber qué ruta siguen cuando navegan a través de la red.

Implementar una estrategia multicloud es el primer paso no sólo para mitigar la dependencia excesiva de un único proveedor, sino que permite a las empresas seleccionar los mejores servicios en la nube para fortalecer su transformación digital y, al mismo tiempo, garantizar la seguridad de la conexión y mantener las rutas de datos lo más cortas posible.

Previsión ante posibles nuevas normativas

Los reguladores están cada vez más preocupados por esa apuesta por los servicios cloud de un único proveedor. Y es que aunque las empresas sean selectivas en la elección de socios, en algunas circunstancias, la falta de diversidad en la infraestructura se convierte en un nuevo factor de riesgo. Por ese motivo, en sus estrategias de mitigación de riesgos, las empresas deberían seguir el ejemplo de los reguladores poniendo el foco en la resistencia operativa de su infraestructura digital, desarrollando una estrategia multicloud y garantizando la seguridad y la resistencia de los servicios en la nube. De este modo, protegerán sus flujos de datos y, al mismo tiempo, se adelantarán a cualquier obstáculo normativo que pueda surgir.

Por último, hay que tener en cuenta que, al igual que es recomendable evitar tener un proveedor de servicios cloud único, lo es también el disponer de una única ubicación para conectarse a la nube. Es esencial contar con diversidad de proveedores y de localizaciones geográficas que proporcionen distintas vías de acceso. Una manera de lograr esto sería contar con una plataforma de interconexión neutral para operadores y centros de datos que facilite el contar con diversidad de proveedores en la nube, de conectividad, de operadores de red y de operadores de centros de datos.