Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los usuarios reconocen los beneficios de la tecnología, pero desconfían de las empresas

  • En cifras

Ultraportátil

El 41% es consciente de que la tecnología supone una mejor experiencia de usuario con empresas tales como bancos, minoristas y médicos, pero más del 61% admiten que no saben realmente quién accede a sus datos personales. Además, el 62% admite un conocimiento deficiente de nuevas tecnologías tales como la IA, la IoT o el Blockchain.

Mientras que las nuevas tecnologías cuentan cada vez con más protagonismo en la vida diaria, los usuarios también reclaman una mayor formación por parte de empresas y administraciones públicas sobre inteligencia artificial (IA), blockchain y la Internet de las cosas (IoT). Algunos incluso no llegan a comprender los verdaderos beneficios de estas tecnologías emergentes. Así lo indica un nuevo estudio llevado a cabo en España por VMware, donde el 45% de los usuarios considera que la tecnología ocupa un papel primordial en su vida cotidiana y reconoce los beneficios que puede aportar en multitud de ámbitos.

El 41% de los encuestados es consciente de que supone una mejor experiencia de usuario con empresas tales como bancos, minoristas y médicos, mientras que el 74% creen en el poder de las tecnologías emergentes para monitorizar a los familiares mayores que viven solos en sus casas. Un 44% de los usuarios también creen en el potencial de la tecnología para mejorar cuestiones medioambientales como el cambio climático. Sin embargo, con estos avances tecnológicos surgen retos tales como la seguridad y la confianza.

Respecto a los nuevos servicios y al uso de los datos personales como soporte para ellos, más del 61% de los encuestados admiten que no saben realmente quién accede a sus datos personales. Por otro lado, el 66% tiene la paranoia de que las empresas rastrean y registran lo que hacen a través de dispositivos como smartphones, tablets y ordenadores portátiles, lo que significa que a las empresas aún les queda mucho por hacer para incrementar la confianza de los usuarios sobre la forma en la que recaban y conservan sus datos personales.

Es posible que la falta de formación sea la causa esta preocupación. De hecho, el 62% de los entrevistados admite un conocimiento deficiente de nuevas tecnologías tales como la IA, el Internet de las Cosas o el Blockchain. Por ejemplo, el 60% cree que la Inteligencia Artificial ’es un robot’. La mayoría piensa que es responsabilidad de las autoridades públicas (57%) y las empresas (61%) ayudarles a saber más sobre estas tecnologías emergentes, y una forma de hacerlo es mediante una mejor información y mayor transparencia.