Entre 2020 y 2025 las transacciones electrónicas crecerán un 82%

  • En cifras

medios de pago. tendencias modernas

La pandemia ha acelerado entre tres y cinco años el crecimiento de los pagos electrónicos. En 2020, el uso de las carteras digitales creció un 7% en el mundo, y se estima que, en 2024, más de la mitad de todas las operaciones de e-commerce se realizarán a través de estas carteras. El mayor uso de los pagos electrónicos abre también el abanico de los delitos económicos.

Recomendados: 

Planes flexibles para la compra de tecnología. Conoce ISIT de Sothis Webinar

Cinco aportaciones de una CDN moderna a la promesa del comercio "headless" Leer

En 2030, los pagos electrónicos prácticamente se van a triplicar en el mundo, hasta superar tres billones de operaciones. Así se desprende del informe Payments 2025 & Beyond, elaborado por PwC, documento que considera que la pandemia y la digitalización están acentuando la transformación del sector financiero y analiza por qué los medios de pago están en el centro de esa metamorfosis.

Las estimaciones incluidas en el informe apuntan a que, entre 2020 y 2025 las transacciones electrónicas crecerán un 82%, pasando de un billón a 1,8 billones de operaciones. Y entre 2025 y 2030, este crecimiento será del 61%, hasta superar los tres billones de transacciones en todo el mundo.

El informe estima que la COVID-19 ha adelantado entre tres y cinco años el uso de los medios de pago electrónicos en el mundo, y concluye que la adopción masiva de hábitos de consumo digitales durante los confinamientos está acelerando el crecimiento de los pagos electrónicos y haciendo el uso del dinero en efectivo mucho menos relevante, salvo en los países menos desarrollados, donde todavía sigue siendo fundamental.

En los próximos 20 años se prevé que las monedas digitales de los Bancos Centrales -conocidas como CBDCs, por sus siglas en inglés-, junto con las criptomonedas sean la mayor disrupción en el sector financiero. Un ejemplo de este tipo de iniciativas en el ámbito privado es el lanzamiento de Diem, por parte de Facebook. Una reciente encuesta del Bank for International Settlements (BIS) aseguraba que el 60% de los Bancos Centrales están considerando el uso de CBDCs y el 14% ya tienen programas piloto en marcha.

Las carteras digitales o e-wallets permiten el almacenamiento de distintos medios de pago y el acceso a fuentes de financiación desde los dispositivos móviles. En 2020, el uso de los digital wallets creció un 7% en el mundo, según un informe de la compañía Financial Services Technology Group. Esta empresa estima que, en 2024, más de la mitad de todas las operaciones de e-commerce se realizarán a través de carteras digitales.

El impulso que la pandemia ha dado al comercio electrónico ha supuesto, también, una puerta abierta para los fraudes. En 2020, el valor del fraude medio en procesos de compra aumentó casi un 70% respecto a 2019, según datos de la compañía Sift. La banca abierta en combinación con la entrada de nuevos actores y del mayor uso de los pagos electrónicos de los wallets digitales abren también el abanico de los delitos económicos que se pueden cometer.