Las transacciones online crecieron un 20% desde el inicio de la pandemia

  • Seguridad

cm auriga 2

Los consumidores citaron la seguridad como el aspecto más importante de su experiencia digital, de ahí que las empresas estén intensificando esfuerzos para garantizar esa seguridad. Biometría física, códigos PIN y análisis de comportamiento son los tres métodos de autenticación más seguros para los usuarios.

Recomendados: 

Planes flexibles para la compra de tecnología. Conoce ISIT de Sothis Webinar

Diario de un vendedor de tecnología Leer

La pandemia provocó un aumento de la actividad en los canales digitales mayor de lo esperado. En concreto, las transacciones online aumentaron un 20% desde que comenzó la pandemia de Covid-19. Así se desprende del último informe Global Identity & Fraud Report de la compañía tecnológica Experian, que, apunta que, a raíz de este repunte, 2 de cada 3 empresas muestran una mayor preocupación por el nivel general de fraude.

Los índices de fraude están actualmente en aumento, mientras que los consumidores siguen priorizando una experiencia de uso segura. De hecho, por cuarto año consecutivo, los consumidores citaron la seguridad como el aspecto más importante de su experiencia digital, con más de la mitad (55%) destacando que es su principal prioridad. Por su parte, 8 de cada 10 compañías considera que la gestión del fraude es una prioridad dentro de la empresa.

El 49% de los consumidores menores de 40 años está más preocupado por el fraude ahora que antes de la pandemia, en comparación con el 37% de los consumidores mayores de 40 años. Casi 5 de cada 10 consumidores muestra mayor preocupación por la protección de las tarjetas de crédito y los datos de las cuentas bancarias, y hasta un 23% se preocupa por la protección de sus datos personales (fecha y lugar de nacimiento, dirección, números de la seguridad social…).

Por primera vez en cuatro años, las contraseñas no se encuentran entre los tres métodos seleccionados como más seguros para autenticar la identidad de los clientes. En su lugar, la biometría física (como el reconocimiento facial y las huellas dactilares), los códigos PIN enviados a los dispositivos móviles y el análisis del comportamiento (señales observadas pasivamente en los navegadores y dispositivos móviles que no requieren ningún esfuerzo por parte del consumidor) son los tres métodos preferidos por los consumidores de todo el mundo.

El 48% de los consumidores menores de 40 años se sienten más seguros utilizando elementos de seguridad biométricos ahora que antes de la pandemia, en comparación con el 37% de los consumidores mayores de 40 años.