La sostenibilidad eleva la importancia de los servicios cloud, que crecen un 36%

  • En cifras

cloud

Los clientes utilizarán cada vez más los servicios en la nube para aliviar algunas de sus responsabilidades ambientales y cumplir con los objetivos de sostenibilidad. Los tres principales proveedores de servicios en la nube, que representan el 61% del gasto total en el segundo trimestre, han progresado hacia la reducción de sus propias huellas de carbono.

A medida que se aceleraba la migración de las cargas de trabajo y el desarrollo de aplicaciones nativas en la nube, el gasto en servicios de infraestructura en la nube aumentó un 36% en el segundo trimestre, alcanzando los 47.000 millones de dólares. Según los últimos datos de Canalys, el gasto fue 5.000 millones más alto que el trimestre anterior y 12.000 millones más alto que en el mismo trimestre de 2020.

La pandemia expuso muchas fragilidades económicas y operativas de los últimos 18 meses. Las organizaciones de todos los verticales respondieron y se centraron en la planificación de la resiliencia empresarial, lo que aceleró los proyectos de transformación digital y aumentó el consumo de la nube. La recuperación está en marcha, pero los fenómenos meteorológicos extremos y los desastres naturales en los primeros seis meses de este año han suscitado preocupación por la interrupción a largo plazo de los riesgos ambientales. Una llamada a la acción para hacer que la sostenibilidad sea central para las inversiones post-pandemia y mejorar la resiliencia ambiental eleva aún más la importancia de los servicios en la nube.

"La conciencia sobre el uso de energía y las emisiones de carbono de los servicios digitales prestados desde centros de datos operados por proveedores de servicios en la nube está creciendo. Pero los principales proveedores también están a la vanguardia de los esfuerzos de resiliencia ambiental", señala Blake Murray, analista de investigación de Canalys. "Las mejores prácticas y la tecnología utilizada por estas empresas se filtrarán al resto de la industria, mientras que los clientes utilizarán cada vez más los servicios en la nube para aliviar algunas de sus responsabilidades ambientales y cumplir con los objetivos de sostenibilidad".

Los tres principales proveedores de servicios en la nube, que en conjunto representaron el 61% del gasto total en el segundo trimestre, han progresado hacia la reducción de sus propias huellas de carbono y han establecido objetivos agresivos para minimizar aún más su impacto futuro. Esto es fundamental dada la escala de sus operaciones.

Amazon Web Services (AWS) fue el proveedor líder de servicios en la nube en el segundo trimestre, representando el 31% del gasto total después de crecer un 37% anual. Su empresa matriz Amazon anunció recientemente catorce nuevos proyectos de energía eólica y solar a nivel mundial y afirmó ser el mayor comprador corporativo de energía renovable del mundo. Actualmente, el 40% de las operaciones de Amazon se ejecutan con energías renovables y AWS planea alimentar sus operaciones con energías 100% renovables para 2025.

Microsoft Azure fue el segundo mayor proveedor de servicios en la nube en el trimestre, con una cuota de mercado del 22%, tras crecer un 51%. Microsoft planea producir cero residuos para 2030, y que sus centros de datos estén 100% alimentados por energías renovables para 2025. Por su parte, Google Cloud, que creció un 66% en el último trimestre y haciéndose con una cuota de mercado del 8%, alcanzó la neutralidad de carbono en 2007 y el pasado año anunció que había eliminado todas sus emisiones históricas de carbono a través de la compra de compensaciones y estableció un objetivo para ejecutar todos los centros de datos y campus con energía renovable para 2030.

"Las regulaciones gubernamentales, especialmente las vinculadas al Acuerdo de París, continuará intensificándose, mientras que una proporción cada vez mayor de los contratos de servicios en la nube tendrá requisitos de sostenibilidad incorporados", apunta el analista jefe de Canalys, Matthew Ball. "Los clientes evaluarán continuamente a sus proveedores de servicios en la nube y utilizarán estrategias multicloud para lograr la huella de carbono más baja. Sin embargo, la transparencia en la medición de las prácticas sostenibles tendrá que mejorar".