El gasto público en impresión y gestión documental roza los 13 millones de euros

  • En cifras

HP impresion sanidad

Entre enero y febrero de 2022 hubo 99 licitaciones, entre las que destaca el proyecto llevado a cabo por AMTEGA para el suministro y gestión de soportes impresos y de digitalización en la Administración de Justicia de Galicia, por dos millones de euros. Los mayores beneficiados del mercado fueron Inetum, Izertis y Serdoc Informática.

Total Printing Solutions ha publicado un informe especial con los proyectos públicos más importantes del mercado de la impresión y la gestión documental llevados a cabo por las Administraciones Públicas españolas entre enero y febrero de 2022. En el período analizado, el conjunto de AAPP españolas invirtió en sistemas de impresión, multifuncionales, escáneres, sistemas de pago por uso y gestión documental un total de 12,8 millones de euros repartidos en 99 licitaciones.

Los proyectos más importantes en estos dos meses fueron los llevados a cabo por AMTEGA para el suministro y gestión de soportes impresos y de digitalización en la Administración de Justicia de Galicia, por dos millones de euros; el acuerdo marco para el arrendamiento y mantenimiento de equipos de impresión a través de la Central de Contratación Foral de Guipúzcoa, por 1,5 millones de euros; y el gestor documental Opentext adquirido por la empresa pública Hulleras del Norte, por 875.000 euros.

Por el lado de los adjudicatarios, las empresas más beneficiadas durante los dos primeros meses del año fueron Inetum, con un proyecto valorado en 875.000 euros; Izertis, que ganó tres adjudicaciones valoradas en total por casi 660.000 euros y Serdoc Informática, que se adjudicó un proyecto de casi 168.000 euros.

Estas cifras son bajas en comparación a las registradas a lo largo del año 2021, en el que se adjudicaron 163,9 millones de euros en 839 proyectos relacionados con la impresión y la gestión documental. Jorge Álvarez, director general de TPS, confía en que los proyectos repuntarán a lo largo del año, “sobre todo debido al estímulo que provocarán los fondos Next Generation, que ayudarán a que los organismos se adapten a los retos que tienen por delante para conseguir organizaciones más sostenibles, digitales y resilientes”.