Huawei y la industria europea: socios naturales

  • Opinión

Sophie Batas

Juntos podemos abordar los desafíos de un nuevo orden emergente.

Ahora que el turbulento año 2020 ha llegado a su fin, es evidente que los últimos meses han sido bastante inusuales para todos nosotros. A pesar de que estamos empezando a ver el final del túnel con la vacunación masiva que se está llevando a cabo en todo el mundo, la pandemia sigue teniendo un fuerte impacto en nuestra vida cotidiana.

En Huawei hemos cerrado este desafiante año con un anuncio que tiene un significado muy especial para mí: la primera planta de fabricación de Huawei fuera de China estará situada en Brumath, muy cerca de Estrasburgo y Baden-Baden. En esta región fronteriza franco-alemana, en el mismísimo corazón de Europa, Huawei va a crear cientos de puestos de trabajo de calidad. Francia es el país en el que nací. Es satisfactorio trabajar para una empresa que cumple con sus obligaciones locales; obligaciones como, por ejemplo, el pago de impuestos en el país en el que opera. Como europeo convencido, la decisión de Huawei de invertir estratégicamente en Francia, y de manera simbólica a pocos kilómetros de la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo, es acertada.

En los aniversarios de la Declaración Schuman, recordamos el legado de los padres fundadores del proyecto europeo. Pero este noble legado solo puede ser preservado si seguimos dando vida a sus ideales. No debe limitarse a palabras pronunciadas fríamente a un público que no escucha. Más bien, deberían ser importantes en el día a día, tangibles y económicamente viables.

A la vanguardia de las TIC

No es casualidad que Huawei haya elegido un lugar situado en el corazón de Europa para su primera planta de fabricación fuera de China. Como una ambiciosa empresa de TIC, Huawei está a la vanguardia de las tecnologías de la comunicación. Y para seguir marcando tendencia y estableciendo estándares, Huawei invierte 20.000 millones de euros en investigación y desarrollo en la propia empresa cada año. Actualmente, la UE sitúa a Huawei entre los tres principales innovadores a nivel mundial, junto con nuestros homólogos tecnológicos Google y Microsoft.

Europa es clave para Huawei en nuestro afán por continuar dando forma a la Cuarta Revolución Industrial y a todas las fascinantes ventajas que esta transformación nos brinda a los humanos aquí en Europa y en todo el mundo.

¿Y por qué Europa es tan importante para Huawei?, se preguntarán. Pues bien, si hay un bloque que está estableciendo los estándares de TIC adecuados para todo el mundo, creemos que es la Unión Europea. El RGPD ha revolucionado la protección de datos más allá de las fronteras de la UE. Se está convirtiendo rápidamente en el estándar mundial en este campo. De manera similar, la Unión Europea está adoptando ahora medidas decisivas para regular los mercados digitales.

Huawei es una empresa de TIC verdaderamente global. Aunque nuestra sede esté en Shenzhen, una joven, moderna y avanzada metrópoli de la alta tecnología con un clima subtropical, nuestros horizontes abarcan mucho más que solo China. En Huawei somos conscientes de que China puede ser nuestro mercado más importante en términos de volumen. Pero Europa es nuestro mercado más importante en cuanto a estándares globales.

Competencia libre y leal

Por ello, en el contexto de la Ley de Mercados Digitales, Huawei respalda el enfoque de la Comisión Europea de liderazgo basado en principios para garantizar la libre competencia y la competencia leal en los mercados digitales. Constituye un paso audaz para proteger a los ciudadanos de modelos de negocio depredadores que pretenden bloquear a los ciudadanos y a las pequeñas empresas, copiar o destruir a la competencia y, al mismo tiempo, socavar la democracia europea y nuestro tejido social en el proceso.

Huawei comparte el mismo objetivo: servir a los ciudadanos europeos. Y queremos hacerlo proporcionando importantes tecnologías digitales como el 5G, así como nuevas tecnologías como el 6G y el Internet de las cosas, con los mejores estándares de confianza, seguridad y privacidad del sector.

Una vez que dejemos atrás la pandemia, Europa se enfrentará en un futuro próximo al difícil reto de sobreponerse a los efectos económicos de la actual desaceleración. Mantener el estilo de vida europeo implicará, ahora más que nunca, reformar y adaptarse a las nuevas tecnologías y a la digitalización. Europa debe seguir siendo el mejor lugar del mundo. Como proveedor de tecnología de vanguardia y como empresa responsable que cumple con los más altos estándares de ciberseguridad, Huawei es el socio natural de las empresas líderes y emergentes de Europa. Para hoy y para mañana.

Sophie Batas, Directora de Ciberseguridad en Huawei Europa