Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Datisa celebra su 40 aniversario ayudando a la pyme a aprovechar su ERP

  • PYME

gestion empresarial erp

El objetivo de Datisa no ha variado desde 1979: ayudar a las pequeñas y medianas empresas a crecer gracias a las herramientas de gestión. En este sentido, la compañía española insiste en contribución del ERP para que las pymes puedan convertir la información en acción y acertar en la toma de decisiones.

Más sobre Tendencias TI

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española en datos

¿Cómo gestionar los riesgos y la seguridad en 2019? 

Índice de interconexión global

Smart cities, conectando puntos para crear un futuro más inteligente

SophosLabs 2019 Threat Report

Construyendo las plataformas digitales del futuro

Nacida hace 40 años, Datisa es una empresa pionera en nuestro país. Volcada en el desarrollo de soluciones financieras y de gestión comercial dirigidas a aumentar la rentabilidad y competitividad de la pequeña y mediana empresa, la firma de ERP insiste en la importancia de gestionar procesos apoyándose en soluciones de gestión innovadoras, funcionales, flexibles y, sobre todo, sencillas de utilizar. Pero los aplicativos de gestión empresarial para pymes dan un paso más, almacenando y ofreciendo la posibilidad de acceder a la información necesaria para la toma de decisiones en tiempo real, desde cualquier lugar y dispositivo y en cualquier momento, impulsando la transformación de un dato en una acción.

“Identificar el problema, establecer las pautas para encontrar una solución, determinar precisamente eso, el enfoque y las medidas para abordar el problema, analizar y, actuar son los pasos que se deben dar a la hora de tomar una decisión estratégica que puede afectar al conjunto de la organización. Por eso, cuando se habla de ayudar en el proceso de toma de decisiones, en realidad, se está hablando de proporcionar la información necesaria para identificar un problema, buscar alternativas para abordarlo, establecer el plan correcto en base a la información que tenemos y decidir”, asegura Isabel Pomar, CEO de Datisa.

La contribución del ERP para que las pequeñas y medianas empresas puedan convertir la información en acción se centra en dos aspectos. El primero y más importante es que se convierte en la fuente de información única, almacenando todos los datos en un único repositorio al que acceder resulta sencillo, seguro y rápido. Los demandantes de información pueden estar seguros de que el dato que reclaman será el correcto, no estará duplicado ni desactualizado. Si, a eso, añadimos la capacidad de los ERP de actuar en la nube y acceder desde cualquier sitio, la posibilidad de tomar las decisiones sobre la marcha incrementa la contribución potencial de estos aplicativos en los procesos decisorios.

En segundo lugar, además de acceder al dato actualizado es importante conocer el origen de ese dato, es decir, contextualizar la información. “Saber si hemos mejorado nuestra facturación no tiene demasiado sentido si no se pone en contexto con otros datos como la evolución de los gastos y de los ingresos, la rentabilidad de los clientes, la inversión en herramientas para mejorar la función comercial o el aumento de pedidos, por ejemplo”, explica Pomar. Contextualizar la información es, por lo tanto, determinante para poder acertar en la toma de decisiones y, en este sentido, el papel de los aplicativos ERP para pymes vuelve a ser clave.

Finalmente, automatizar los procesos resulta clave para que los responsables puedan tomar las decisiones de manera más rápida. En este sentido, la automatización también es relevante por ejemplo para reponer mercancías en el almacén conforme a los criterios que previamente se hayan observado en la información facilitada por el sistema sobre compras, ventas o entradas y salidas del almacén, etc. En cualquier caso, la automatización acorta los tiempos de respuesta y actuación y simplifica y optimiza los procesos, impactando directamente sobre su eficiencia y su rentabilidad.