Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Cryptojackers y troyanos lideran el ranking de amenazas en España

  • Seguridad

malware codigo malicioso

El criptominero XMRig ocupa la primera posición del ranking, tras afectar al 12,7% de las empresas españolas. Por su parte, Emotet asciende al tercer lugar dentro de los malware más buscados en España, siendo utilizado como una botnet en campañas de malspam de gran calado, así como para distribuir otros elementos de malware.

Los creadores de malware no descansan en verano, si bien hay ciberamenazas que se mantienen inoperativas durante un tiempo para luego resurgir con más fuerza. Es el caso de Emotet, que, según los investigadores de Check Point, ha estado inoperativo durante el último mes para realizar tareas de mantenimiento y actualización de su infraestructura, por lo que prevén que tan pronto como los servidores estén en funcionamiento otra vez, Emotet estará nuevamente activo con funcionalidad mejorada.

Como señala Maya Horowitz, directora del Grupo de Inteligencia de Amenazas de Check Point, “Emotet sigue siendo uno de los 5 malware más buscados a nivel mundial, lo que pone de manifiesto el alto nivel de infección de esta amenaza y la alta probabilidad de que vuelva con nuevas características”.

El último Índice Global de Amenazas de julio de Check Point Software de 2019 revela que en España se ha producido un cambio en las tres primeras posiciones del ranking de los malware más buscados. XMRig, cryptojacker utilizado para minar ilegalmente la criptomoneda Monero sube a la primera posición en el mes de junio, atacando a un 12,74% de las empresas en España. Desbanca así al troyano Darkgate, una amenaza compleja que se instala de manera sigilosa, que ha afectado al 9,26% de las empresas españolas.

Emotet, por su parte, asciende al tercer lugar dentro de los malware más buscados en España. Este troyano avanzado, autopropagable y modular destaca por utilizar múltiples métodos y técnicas de evasión para evitar ser detectado, afectando a un 7,09% de las empresas españolas.