Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las rebajas disparan el email phishing, el malware móvil y las estafas

  • Seguridad

comercio online mcommerce

Cada vez se aprovecha más la temporada de rebajas para intentar conseguir algún chollo por internet, lo que hace que muchas veces el consumidor se relaje y no perciba las amenazas a las que podría enfrentarse en el proceso. Vigilar las credenciales y la fiabilidad del sitio web, y evitar abrir correos electrónicos sospechosos, son precauciones clave.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

Las rebajas de verano están a punto de comenzar, una temporada en la que se cada vez más consumidores intentan conseguir algún chollo por internet, por lo que deben tener un cuidado extra para evitar ser víctimas de algún fraude. Como señala Eusebio Nieva, director técnico de Check Point para España y Portugal, “la gran accesibilidad que permite el comercio electrónico hace que en épocas de rebajas se dispare el número de ventas a través de dispositivos móviles, por lo que los cibercriminales aprovechan estos momentos para intentar hacerse con datos personales, bancarios u otro tipo de información personal que les permita obtener grandes beneficios económicos”.

Conscientes de que, durante la época de rebajas de verano, millones de consumidores realizarán compras a través de internet, desde Check Point identifican cuáles son los principales riesgos digitales para la seguridad de la información de los consumidores y aportan las claves para evitar convertirse en una nueva víctima de estas amenazas:

--Email phishing. Los cibercriminales envían un correo electrónico a las víctimas con una oferta de una supuesta tienda online como remitente incluyendo un enlace para acceder a una web fraudulenta. Esta web imitaría la apariencia de la tienda en cuestión con el objetivo de engañar al usuario y conseguir que introduzca sus datos. También es posible que la víctima reciba un adjunto que simule ser una factura, que realmente se trataría de un archivo malicioso que infectaría el dispositivo y permitiría a los cibercriminales acceder a toda la información almacenada. La mayoría de estas comunicaciones se realizan con carácter de urgencia y excepcionalidad para impedir que los usuarios se detengan a valorar adecuadamente su contenido, además de utilizar expresiones genéricas como estimado cliente, amigo… cuando las comunicaciones oficiales desde aquellos sitios a los cuales estamos suscritos generalmente utilizan nuestro nombre para dirigirse a nosotros.

--Malware móvil. Cada vez más habitual que los cibercriminales desarrollen aplicaciones falsas para conseguir que los usuarios las descarguen y, utilizando un programa malicioso oculto en la app, les permita infiltrarse en el dispositivo. De esta forma, los cibercriminales tendrían acceso a toda la información sensible almacenada en el smartphone.  En este sentido, conviene tener en cuenta el peligro de acceder a wifi desprotegidas o gratuitas puesto que los atacantes podrían interponerse en nuestras comunicaciones y tener acceso a todas aquellas que no se envíen cifradas.

-- Estafas en redes sociales. En la época de rebajas, se comparte una gran cantidad de información relativa a ofertas que llega a través de perfiles en redes sociales, las cuales en muchos casos hacen referencias a descuentos desorbitados. Los cibercriminales aprovechan esta época para crear cuentas falsas a través de las cuáles compartir estas ofertas que, a su vez, llevan a páginas web falsas en las que finalmente se comete el fraude.

Para poder disfrutar de unas compras sin contratiempos, desde Check Point señalan algunos sencillos trucos para que los consumidores protejan su información. En primer lugar, sin importar el dispositivo desde el que se acceda, es muy importante vigilar las credenciales y la fiabilidad del sitio web antes de proceder a realizar una compra, así como evitar abrir correos electrónicos que no procedan de fuentes de confianza.  Asimismo, hay que desconfiar siempre de las ofertas especialmente llamativas en redes sociales y configurar un buen nivel de privacidad en los perfiles en redes sociales, con el objetivo de impedir que los cibercriminales puedan acceder a ellos y, por tanto, evitar que puedan robar nuestros datos.

Por otra parte, para aquellos consumidores que realicen las compras a través de aplicaciones móviles, se recomienda analizar la aplicación antes de descargarla (revisar los comentarios de otros usuarios y la valoración de la app), ya que así se evitará instalar aquellas que no sean oficiales o de confianza.