Sanidad fue el sector vertical más atacado a lo largo de 2021

  • Seguridad

sanidad tecnologia

Los vectores iniciales más usados incluyeron la explotación de aplicaciones orientadas a Internet y los ataques de phishing. Las vulnerabilidades de Log4J, la cadena de suministro y el riesgo de terceros, el reciente resurgimiento de Emotet y cambios en los actores de ransomware, son algunas de las tendencias en ciberataques que veremos este año.

Recomendados: 

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grados Evento

Entendiendo la Era del dato: tecnologías y propuestas para gestionar la "datificación" Webinar

España en la era post-COVID: TI para transformar el negocio Leer 

Durante el pasado año, empresas y administraciones de todo el mundo se enfrentaron a un conjunto creciente de adversarios de ransomware y a diversos incidentes de ciberseguridad, con el telón de fondo de la pandemia que generó su propio conjunto de desafíos. Según el equipo de respuesta de Talos, la división de ciber-inteligencia de Cisco, el ransomware fue la principal amenaza durante todo el año, acaparando el 38% del total de ciberataques. No obstante, hubo un cambio en su actividad, ya que gigantes del ransomware como Ryuk, REvil o Maze fueron desapareciendo y hubo una mayor variedad de atacantes explotando herramientas de código abierto como PowerShell, 7-Zip y WinRAR.

Sanidad acaparó el grueso de los ciberataques con la excepción de otoño, cuando la administración local se convirtió en el principal objetivo. En diciembre de 2011 y enero de 2022, atención sanitaria ha seguido siendo el sector más atacado, debido sobre todo a sus menores presupuestos de ciberseguridad y a la mayor dificultad de pausar los sistemas para efectuar analíticas e implementaciones.

Por otra parte, los vectores iniciales más comúnmente observados incluyeron la explotación de aplicaciones orientadas a Internet (principalmente aprovechando vulnerabilidades en programas ampliamente utilizados como Microsoft Exchange), así como los ataques de phishing para dirigirse a los usuarios finales. Además, en otoño los ataques al correo electrónico empresarial (BEC) fueron la vía más utilizada para obtener el acceso inicial.

Entre los incidentes de seguridad más destacados están el ataque a la cadena de suministro de SolarWinds, la explotación masiva de las vulnerabilidades de Microsoft Exchange Server, el ataque de REvil contra el proveedor de soluciones de TI Kaseya, y el descubrimiento de la vulnerabilidad Log4J. De estos cuatro, las vulnerabilidades de Microsoft Exchange han sido las más impactantes para las organizaciones hasta ahora (comprendiendo el 35% de todos los incidentes a principios de la primavera).

“Creemos que 2022 mantendrá a los equipos de respuesta de Cisco Talos tan ocupados como en 2021”, destaca Ángel Ortiz, director de Ciber-Seguridad en Cisco España. “Las vulnerabilidades de Log4J, la cadena de suministro y el riesgo de terceros, el reciente resurgimiento de Emotet y cambios en los actores de ransomware son algunas de las tendencias en ciberataques que Talos seguirá supervisando de cerca durante este año”.