Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La transformación cultural es clave para impulsar una digitalización exitosa

  • Al día

pyme digitalizacion formacion

Muchos empleados ven la digitalización como una amenaza a su puesto de trabajo, más que como una herramienta para mejorar sus actuales funciones. Comunicar los beneficios de la digitalización y formar a los empleados, facilitar a los directivos las habilidades de liderazgo necesarias, y motivar a los trabajadores, son elementos clave.

La transformación digital tiene ventajas innegables para los negocios: permite a las compañías acelerar y optimizar procesos, obtener una mayor productividad y ahorro de costes, así como cubrir de forma más efectiva las necesidades de sus clientes. Sin embargo, este proceso de cambio conlleva también una serie de retos de organización que pueden derivar en problemas muy graves para la compañía, si no se aborda en paralelo una transformación cultural de la compañía.  La consultora Execoach ha identificado los principales problemas a los que se enfrentan las compañías en este ámbito y cómo solucionarlos:

--Resistencia al cambio. La oposición a cualquier cambio organizacional que pretende instaurar la empresa es el primer problema a superar. Muchos empleados ven la digitalización como una amenaza a su puesto de trabajo, más que como una herramienta para mejorar sus actuales funciones. Podemos encontrar empleados que se opongan a cambiar sus hábitos de trabajo, lo que supone un esfuerzo doble por parte de los encargados de llevar a cargo la transformación. La mejor forma de evitar este problema es preparar muy bien la implementación de las nuevas herramientas con medidas como comunicar los beneficios de la digitalización a los empleados de forma clara y constante o formar a los empleados en gestión del cambio.

--Falta de liderazgo de los directivos. Un serio problema es que los directivos de la empresa no tengan las habilidades de liderazgo necesarias. El nuevo líder digital debe desarrollar habilidades de líder-coach, trabajo en equipo y colaboración para maximizar el talento y aprovechar la inteligencia colectiva de la organización, pues la digitalización va a requerir el trabajo de equipos multidisciplinares con personas de diversos departamentos trabajando en proyectos. Si no existe esta cultura de colaboración, la empresa perderá oportunidades de negocio directas.

--Desmotivación y estrés. La era de la conectividad y la digitalización nos ha traído sin duda muchas nuevas oportunidades de comunicación y negocio. Sin embargo, también genera incertidumbre entre los empleados, en los que puede aparecer un sentimiento de incompetencia al no adaptarse rápidamente a la nueva situación. Por no hablar de la hiperconectividad, que puede llevar al empleado a no desconectar y tener un impacto negativo en la salud del trabajador. De hecho, la fatiga crónica, la falta de eficacia, depresión o insomnio son algunas de las alteraciones derivadas del estrés, llegando a suponer el 30% de las bajas laborales en España, según un informe de Sodexo.

“Debemos asumir que el aprendizaje de nuevas disciplinas y herramientas tecnológicas va a ser una constante en cualquier empresa, sea del tamaño que sea”, explica Ángel Martínez, socio director de Execoach. “Esto provocará siempre un choque en la forma de trabajar de los empleados, en sus hábitos adquiridos, y también en la forma en que los directivos lideran a sus equipos. Por ello es necesario que cada ‘nuevo curso’ las empresas definan los objetivos de cambio a los que se enfrentan y cómo gestionarlos, siempre analizando si han transformado la cultura de su empresa antes de implementar cambios que terminan fracasando o que se convierten en problemas en lugar de en mejoras”.