Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las soluciones de tecnología legal son claves en el nuevo paradigma jurídico

  • Al día

Justicia mazo

Aunque la creciente importancia de la tecnología jurídica es la tendencia principal para el 76% de los profesionales del sector, sólo el 28% afirman estar muy preparados para ello. El 82% espera un mayor uso de la tecnología para mejorar la productividad, siendo Big Data y el análisis predictivo las tecnologías se espera tendrán un mayor impacto.

La disrupción provocada por la pandemia mundial en 2020 va a tener repercusiones de largo alcance en la toda la industria jurídica, acelerando la actual transformación digital de este sector. Wolters Kluwer ha realizado la encuesta “The Future Ready Lawyer 2020: Performance Drivers”, para evaluar la preparación y resistencia futura del sector legal, de la que se desprende que los profesionales del sector jurídico consideran la tecnología como el principal motor de mejora del rendimiento. De hecho, la “Creciente importancia de la tecnología legal” es la principal tendencia para el 76% de los encuestados, tanto en despachos de abogados como en asesorías jurídicas de empresa.

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Pese a la creciente importancia de la tecnología jurídica, sólo el 28% de los encuestados dijeron que estaban muy preparados para ello. La dificultad de la gestión del cambio y la resistencia al cambio por parte de los directivos es la mayor barrera para implementar el cambio tanto en los departamentos legales corporativos (65%) como en los despachos de abogados (53%).

Las asesorías jurídicas de las compañías, ante la necesidad de mejorar la productividad y la eficiencia, han recurrido a la tecnología de manera más agresiva y están presionando a los despachos de abogados para que hagan lo mismo. El 81% de las asesorías jurídicas corporativas han dicho que en los próximos tres años requerirán a los despachos de abogados que describan cómo están usando la tecnología para ser más productivos y eficientes, casi el doble de la tasa del 41% que pide esto mismo a día de hoy.

Cuando se les pidió que identificaran los mayores cambios que les esperan, el 82% dijo que esperan un mayor uso de la tecnología para mejorar la productividad. En materia de tecnología, la brecha entre el conocimiento y la preparación se agrava cuando se trata de tecnologías de transformación. La gestión de Big Data y el análisis predictivo son las tecnologías de transformación que el 67% de las asesorías jurídicas esperaban que tuvieran un mayor impacto en los próximos tres años, aunque sólo el 25% reconoce que entiende muy bien estas tecnologías.

Dada la creciente importancia atribuida a la tecnología legal, no sorprende el hecho de que los despachos declaren que planean aumentar las inversiones en este ámbito. Sin embargo, sólo el 29% declara sentirse muy preparado para entender las soluciones tecnológicas disponibles; el 27% se considera muy preparado para utilizar la tecnología para ser más productivo; el 26% se ve muy preparado para utilizar la tecnología para mejorar los servicios al cliente; y el 24% dice que su equipo es capaz de aprovechar la tecnología de manera efectiva. Respecto a qué tecnologías consideran que tendrán mayor impacto en los próximos tres años, el 59% citó la Inteligencia Artificial, aunque sólo el 22% reconoció entenderla muy bien.

Entre los despachos, el 62% de los líderes tecnológicos han declarado que su rentabilidad ha aumentado con respecto al año anterior, en comparación con el 39% de los denominados despachos “en transición”. Además, respecto al grado de preparación, en todas las áreas relacionadas con la tecnología, la dotación de personal, la organización y el enfoque en el cliente, los líderes tecnológicos también superaban a las organizaciones que usaban menos la tecnología.