El 53% de los trabajadores en España elige el modelo híbrido entre oficina y teletrabajo

  • Al día

teletrabajador

El principal motivo para optar por un formato híbrido es el ahorro en los desplazamientos y la flexibilidad personal que ha supuesto. Mejorar la colaboración, el acceso a herramientas o el poder acoger a clientes en un espacio común son los aspectos que más desean los trabajadores y los líderes empresariales en su vuelta al trabajo presencial.

Recomendados: 

Planes flexibles para la compra de tecnología. Conoce ISIT de Sothis Webinar

Teletrabajo en 2020, el futuro se hace presente Leer 

Expertos de Steelcase han analizado el impacto, perspectivas y futuro del trabajo en oficina desde el inicio de la pandemia, y ha concluido que el 90% de los profesionales quieren volver a la oficina, contando con al menos un día de teletrabajo.

El cambio sin precedentes del paradigma laboral ha provocado distintos efectos en los equipos de trabajo de todo el mundo. Entre los aspectos que peor han acogido los españoles destacan el sentimiento de aislamiento (48%) y el impacto negativo de conciliación entre vida laboral y personal (19%), mientras que los aspectos más valorados son el ahorro en los desplazamientos (48%), el aumento de la flexibilidad (28%) y el poder evitar las distracciones de la oficina (26%). Estos efectos, en cualquier caso, no han podido evitar una pérdida en la conexión entre los trabajadores con sus líderes, con una media del 18% en el caso de España, que es superior al 9% a nivel mundial.

Expertos de Steelcase definen cinco perfiles distintos de trabajadores en el paradigma actual de trabajo:

--Cuidador con exceso de trabajo: El trabajo desde casa es un flujo de demandas que compiten entre sí. Echa de menos la oficina por la posibilidad de desconexión.

--Trabajador “aliviado”: más que alivio por evitar un contagio, siente que en casa el ambiente es más favorable y le supone un “respiro” no compartir el espacio físico con sus compañeros.

--Creativo y conector frustrado: Frustrado por no poder tener “a mano” a sus contactos co-creadores habituales, su disyuntiva es si esa necesidad justifica el exponerse a un contagio.

--Buscador de “autonomía”: Alejado de las miradas de compañeros o superiores, este perfil encuentra en su hogar un autoregulador de su tiempo y organización.

--“Zoomer” asilado: Pese al constante e intenso trabajo y la conexión digital, encuentran que su mayor motivación en volver es el contacto social con sus compañeros, siempre y cuando la organización les ofrezca plenas garantías de seguridad.

De cara al futuro, el 53% de los trabajadores en España eligen un sistema híbrido de flexibilidad laboral entre oficina y teletrabajo, pese a que la media mundial analizada se muestra mucho más partidaria de profundizar todavía más en este nuevo paradigma híbrido (72%). Respecto a qué frecuencia de teletrabajo en el futuro les gustaría, un 53% de los españoles analizados estaría dispuesto a teletrabajar un día o menos, un 33% de 2 a 3 días, y un 14% de 4 a 5 días.

Los españoles, en línea con la mayoría de los países analizados, piden a sus organizaciones para volver a su espacio habitual de trabajo, una sensación de seguridad y una óptima calidad del aire (73%), además de una correcta disposición que permita la distancia social (70%), seguido de sólidas políticas de contactos con proveedores (64%) y sensación de limpieza (63%). Esperan recuperar, del mismo modo, principalmente la posibilidad de co-creación de forma personal y las relaciones sociales (30%), así como el acceso a herramientas específicas (28%), o la mejorar del aspecto formativo y de aprendizaje (28%). Como curiosidad, estas prioridades cambian cuando el perfil es directivo, que tiene como primera necesidad el contar con un espacio neutro para tratar con sus clientes personalmente.