No implantar metodologías ágiles pone al 90% de las empresas españolas en peligro

  • Al día

transformacion banca

Muchas empresas no contemplan nuevos proyectos o han paralizado los iniciados en transformación digital e implantación de una cultura ágil, lo que repercutirá principalmente en tres aspectos negativos para las empresas: la fuga de talento, la ausencia de innovación de la compañía y la pérdida de oportunidades de negocio.

Recomendados: 

Trabajo seguro desde cualquier lugar: adaptándonos a la "nueva normalidad" Webinar

La tecnología digital al servicio de la calidad Leer 

Según datos de la Oficina de Transformación de la compañía las prioridades en las empresas han cambiado con motivo de la situación provocada por la pandemia, haciendo que no contemplen nuevos proyectos o paralicen los iniciados en transformación digital e implantación de una cultura ágil. Coincidiendo con el 20 aniversario de la firma del ‘Manifiesto Agile’ para el desarrollo de metodologías ágiles, el equipo de expertos agile de Paradigma Digital ha analizado la situación de las empresas en España, y señalan que casi el 90% se encuentra en peligro por no haber incorporado metodologías ágiles a su cultura empresarial, situándose en alguno de estos cinco escenarios:

--Empresas de elefantes sagrados. Son empresas que no tienen consciencia de que sus empleados son el activo más valioso y, probablemente, los mejores empleados van a desear estar en otro lugar en los próximos doce meses. Y, peor aún, los trabajadores poco cualificados y no motivados permanecerán en ella, como elefantes sagrados.

--Empresas en riesgo de extinción. Son empresas que no han generado el deseo de afrontar un cambio pese a ser conscientes de ello, pues continúan sin ver la amenaza del entorno “aún más VUCA” del coronavirus, en donde tanto gigantes tecnológicos como startups pueden devorarte.

--Empresas en riesgo de parada. Las empresas que se han puesto manos a la obra y, ante su falta de conocimiento, han iniciado un proceso de transformación normalmente con ayuda externa y con resultados variopintos. El riesgo de este escenario es que se queden en el proceso al no percibir resultados y no continuar con el camino iniciado.

--Empresas en riesgo de insostenibilidad en el tiempo. Serían aquellas que no han desarrollado la habilidad para hacerlo sostenible, ya que todavía no han incorporado los mecanismos necesarios para llevarlo a cabo: expertos agile con dedicación y con valores inquebrantables, cambios estructurales que acompañen la eficiencia de sus equipos para desafiar la paradoja de la eficiencia de Lean, comunidades de prácticas que eviten la pérdida de conocimiento experto…

--Empresas en riesgo de retroceso. Serían aquellas que manifiestan su necesidad de refuerzo ya que, tras todos los pasos anteriores, pasados los días, meses o años vuelven a las andadas.

“Si hay un momento para invertir en transformación digital basada en los principios ágiles es ahora. Durante el confinamiento se ha demostrado que las empresas que tenían camino recorrido han respondido mejor. Las empresas que tenían este camino iniciado o consolidado, que se encontraban digitalizadas y agilizadas han podido ser ‘remotizadas’”, señala Gabriel Salafranca, de Paradigma Digital.