Las compañías aumentarán hasta un 15% sus inversiones en digitalización

  • Al día

Cambio

En toda Europa existe una creciente necesidad de reestructuración y transformación, especialmente en las industrias que se han visto más afectadas por la pandemia. Las prioridades de las empresas pasan por desarrollar nuevos modelos de negocio, rediseñar sus estrategias, crecer orgánicamente en nuevos mercados e invertir en nuevas capacidades.

Recomendados: 

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grados Evento

Entendiendo la Era del dato: tecnologías y propuestas para gestionar la "datificación" Webinar

Aplicaciones, ¿cómo desarrollo, entrego y gestiono mi software? Webinar

La crisis económica provocada por la COVID-19 está impulsando las transformaciones empresariales y se atisba un fuerte incremento de esta actividad en el corto y medio plazo. Según el informe Restructuring for Growth, elaborado por Strategy&, la consultora estratégica de PwC, el 80% de los directivos tiene previsto reorganizar, en los próximos tres años, la forma en la que funcionan y se organizan sus compañías.

Las reorganizaciones tienen dos grandes objetivos: crear nuevos modelos de negocio digitales y hacer más resistentes las cadenas de suministro y la operativa de las empresas ante futuras crisis venideras. En ese contexto, las compañías esperan aumentar entre un 10% y un 15% sus inversiones en digitalización, ciberseguridad y en las áreas de ventas para impulsar el crecimiento de sus ingresos. Mientras un 25% de las empresas ya han empezado a reorganizar sus negocios, muchas otras están todavía en una fase inicial de análisis.

Las prioridades estratégicas de las empresas, ahora y en los próximos meses, pasan por desarrollar nuevos modelos de negocio (51%), rediseñar sus estrategias (37%), crecer orgánicamente en nuevos mercados (28%), invertir en nuevas capacidades (27%) y dibujar el modelo operativo futuro de las compañías (23%).

Estos procesos de transformación van a suponer un cambio significativo en las prioridades de inversión de las compañías y sus centros de coste. Podrían conllevar reducciones de plantilla y ajustes presupuestarios pero limitados a aquellas funciones consideradas con menos críticas para el futuro. Las compañías tienen previsto reducir costes entre un 4% y un 11% de media en este tipo de funciones.

Los directivos son optimistas acerca de la evolución de la coyuntura internacional en los próximos doce meses: el 60% espera que las condiciones económicas mejoren. Además, un 50% prevé que sus compañías incrementen los ingresos en 2021 y proyectan un crecimiento acelerado en el futuro, aunque temen no poder capturar todas las oportunidades con las estructuras y los modelos actuales.

“La visión de las empresas sobre la transformación empresarial parece estar cambiando. De ser percibida como un asunto reactivo asociado a reestructuraciones traumáticas, a convertirse en casi una obligación para aprovechar las nuevas oportunidades de negocio que ya se están presentando. Las empresas españolas no son una excepción. Al contrario, la demanda de servicios y de soluciones de negocio integradas que posibilitan acelerar la captura de valor no hace más que aumentar”, explica Bernat Figueras, socio responsable de Strategy&.