El 37% de la facturación del ecommerce procede de dispositivos móviles

  • En cifras

comercio movil

Entre los medios de pago que las empresas ofrecen a sus clientes predominan la tarjeta bancaria, las transferencias entre cuentas y el uso de PayPal. Solo el 37% de las empresas afirma haber desarrollado una estrategia para minimizar el impacto de la Autenticación Reforzada del Cliente (SCA), lo que se traducirá en un descenso en las ventas.

Recomendados: 

El dato: piedra angular de una experiencia customer-centric Webinar

La era de la experiencia de cliente sin contacto Leer

Abriendo la puerta a la próxima ola de comercio digital Leer

La Asociación Española de la Economía Digital (Adigital) ha presentado su Estudio de Medios de Pago y Fraude Online 2020, que confirma que casi la mitad de las empresas sigue sin comprender las implicaciones que los últimos cambios normativos en materia de pagos tienen para su negocio.

El estudio evalúa, en particular, el grado de conocimiento y adaptación a la PSD2 y una de sus medidas más relevantes, la Autenticación Reforzada del Cliente (SCA). Pese a haber experimentado un aumento de 15 puntos, solo el 37% de las empresas encuestadas afirma haber desarrollado una estrategia para minimizar el impacto de la SCA en sus ventas.

“A poco más de dos meses de su aplicación obligatoria nos encontramos con que todavía hay un nivel de desconocimiento sobre la SCA mayor al que nos esperábamos, algo crítico ya que el 1 de enero de 2021 será obligatoria, en plena campaña de Navidad y ante una posible restricción de los canales de venta presenciales. La principal consecuencia que experimentarán las empresas en general será un descenso en las ventas y en algunos casos una imposibilidad total de procesar pagos”, advierte José Luis Zimmermann, director general de Adigital.

Mantener unos niveles de fraude óptimos es fundamental para poder acceder a las exenciones de la SCA por bajo riesgo. En este sentido, el 78% de las empresas encuestas declaran tener una tasa de fraude anual inferior al 0,25%. Es más, crece en un 12% con respecto a 2019 el número de empresas que utilizan sistemas de gestión del fraude online, hasta alcanzar el 54% de las empresas de la muestra. Entre los sistemas más utilizados para la gestión del fraude destacan el 3D Secure (Comercio Electrónico Seguros) con un 83% y la petición del CVV, en un 57%. Además, entre las acciones habituales para su detección, aumenta el uso de soluciones de machine learning, del 12% al 22%, velocity checks y listas negras, la acción más utilizada con un 63%.

Por último, según el Estudio, cada vez más, las empresas son conscientes de la necesidad de destinar recursos para combatir los fraudes en el entorno digital y, por ello, el 42% ya dispone de un equipo especializado y dedicado a la gestión de pagos y fraudes, un 4% más que en el año 2019.

El Estudio desvela que, para las empresas encuestadas, en su mayoría pymes, la facturación procedente de los dispositivos móviles representa ya un 37% del total, un aumento del 4% respecto a 2019. Entre los medios de pago que las empresas ofrecen a sus clientes predominan la tarjeta bancaria (92%), las transferencias entre cuentas (75%) y el uso de PayPal (68%). A ellos hay que añadir, como novedad, la opción del pago por Bizum, que se consolida y alcanza ya un 14%. Entre las razones esgrimidas por las empresas para cambiar de medio de pago se sitúan a la cabeza la tasa de conversión (75%), la experiencia de usuario (64%) y la adaptación a la versión móvil (49%).