8 de cada 10 abogados aumentaron sus necesidades de soluciones tecnológicas

  • En cifras

GMV Sector Legal

Un número cada vez mayor de asesorías jurídicas corporativas espera que los abogados con los que trabajan utilicen la tecnología para prestar el mejor servicio posible y para impulsar la productividad/eficiencia. El 57% de los departamentos jurídicos y el 63% de los despachos de abogados planean aumentar su inversión en tecnología.

Recomendados: 

Foro Administración Digital 2021 Evento

Aplicaciones, ¿cómo desarrollo, entrego y gestiono mi software? Webinar

Ser capaces de utilizar la tecnología para optimizar el rendimiento es hoy más importante que nunca en el mercado de los servicios jurídicos. Así lo indica el informe ‘Abogado del Futuro: Más allá de la pandemia’ de Wolters Kluwer, que revela que el 80% de los abogados han aumentado sus necesidades de soluciones tecnológicas como consecuencia de la pandemia. El informe confirma que la mayoría de los profesionales jurídicos ven la transformación digital y la tecnología como motores clave para mejorar el rendimiento, la eficiencia y la productividad en el futuro, y que planean una mayor inversión en soluciones tecnológicas.

"Los resultados del informe Future Ready Lawyer muestran claramente que la transformación de la profesión jurídica se ha visto acelerada por la pandemia", declara Martin O'Malley, vicepresidente ejecutivo global y director general de Wolters Kluwer Legal & Regulatory. "Las soluciones tecnológicas fueron esenciales para la resiliencia del negocio durante el año pasado. Ahora, los profesionales ven la transformación digital y la tecnología como factores clave para la mejora del rendimiento, la eficiencia y la productividad de cara al futuro y van a incrementar el uso y la inversión en soluciones tecnológicas".

Tras un año excepcionalmente difícil, los abogados esperan que las tendencias a las que ya se han enfrentado se aceleren de forma generalizada. Estas incluyen la importancia creciente de la tecnología legal, hacer frente a un mayor volumen y complejidad de la información, cumplir con las expectativas de los clientes/líderes, la capacidad de adquirir y retener el talento, y la mejora de la eficiencia/productividad. Sin embargo, sólo el 36% o menos de los abogados sostiene que su organización está muy preparada para seguir el ritmo de las tendencias.

Ante la necesidad de mejorar la productividad, las asesorías jurídicas de las empresas están recurriendo a las soluciones tecnológicas de forma más agresiva y presionan a los despachos de abogados para que hagan lo mismo. Así, en los próximos tres años, el 91% de las asesorías jurídicas va a requerir a los despachos que informen sobre el uso de la tecnología, y un número cada vez mayor de asesorías espera que los despachos de abogados con los que trabajan utilicen la tecnología para prestar el mejor servicio posible (78%) o para impulsar la productividad/eficiencia (76%).

Las asesorías jurídicas reconocen que sus principales retos son automatizar las tareas rutinarias y aprovechar la tecnología en los procesos de trabajo, para lo que el 57% de los departamentos jurídicos planean aumentar su inversión en tecnología en los próximos tres años, mientras que el 84% dice que hará un mayor uso de la tecnología para mejorar la productividad en el futuro.

Los despachos de abogados también informan de cambios acelerados. Las expectativas de los clientes son más altas y deben incrementar los niveles de inversión e innovación para obtener una mayor eficiencia y aportar más valor. Para ello, el 82% espera una mayor especialización de los servicios jurídicos ofrecidos por los despachos; el 81% espera un mayor uso de la tecnología para mejorar la productividad; y el 78% espera un mayor énfasis en la innovación.

En general, el 63% de los despachos de abogados afirma que aumentará su inversión en tecnología y, a la vista de los cambios en las expectativas de los clientes, el 74% afirma que está invirtiendo en nuevas tecnologías para apoyar las operaciones del despacho y el trabajo de los clientes. Sin embargo, queda mucho por hacer ya que actualmente sólo el 32% se considera muy preparado en el uso de la tecnología para ser más productivo y sólo el 28% lo está para mejorar los servicios al cliente.